3 anuncios por un crimen: Un perfecto ejemplo de la esencia humana

Hasta el momento mi favorita de las nominadas a Mejor Película para los premios de la Academia y ya ganadora del de Oro como Mejor Película Dramática, 3 Anuncios Por Un Crimen, de Martin McDonagh, logra rescatar a la perfección una de las características más humanas en sus personajes: Las contradicciones.

Jueves 1 de marzo de 2018

Antes de que sigas leyendo debo advertirte que este artículo contiene SPOILERS.

Las dos manos apoyadas en la cabeza, el cuerpo algo agotado y derretido en el sofá, un suspiro con el ceño fruncido para luego agregar “Manso guion que se mandó este huevón gran director”, esa fue mi reacción casi exacta apenas comenzaron a caer los créditos finales de esta increíble película nominada en 6 categorías en los premios Oscar (La categoría mejor actor de reparto con doble nominación) y ya ganadora de 4 globos de oros. No sólo nos deja un guion excelso con personajes construidos a la perfección, si no también nos entrega tres de las mejores actuaciones del 2017 y una banda sonora que está en la categoría de las compuestas por Hans Zimmer, John Williams y Alexander Desplat. No por nada es de las tres películas con más nominaciones para los prestigiosos premios de la academia junto a La Forma Del Agua y Dunkirk.

3 Anuncios Por Un Crimen inicia en un lugar desolado, donde se enfocan antiguos carteles de carretera en desuso, mientras de fondo oímos una música celestial que nos llama a la metáfora y a la poesía. Nada hará presagiar lo importante que serán esos a priori inofensivos carteles y lo que van a desatar en los personajes de un lejano y aburrido pueblo de Missouri. Luego vemos a nuestra protagonista Midred Hayes ver los ya mencionados carteles y dirigirse decidida al pueblo. De fondo ya oímos una música que representa ya el estilo del filme; sequedad, pueblo pequeño, gente estadounidense de campo, casi con toques que nos rememoran las míticas bandas sonoras de los western.

Midred Hayes, encarnada en una soberbia interpretación de la nominada a Mejor Actriz, Frances McDorman, es una mujer, que apenas la vemos en pantalla, podemos sentir que es un personaje rebosante de fortaleza y determinación, ésta decide desafiar a toda la policía del pueblo al arrendar estos tres carteles abandonados para enviarles tres duros mensajes, que traerán el caos, a un lugar donde aparentemente no suele suceder mucho.

Los tres mensajes avergüenzan y cuestionan directamente el trabajo de la ley del lugar, interpelando específicamente a Bill Willoughby, interpretado por el también nominado a mejor actor de reparto, Woody Harrelson, quien es el jefe de la policía del pueblo.

El guión de este filme es fácil de enganchar, a pesar de la complejidad y la cantidad de giros de éste, el relato está tan bien contado que no hay como confundirse, y está tan bien armado, que no se pierde el entusiasmo en la trama.

Primero es necesario saber por qué Mildred decide desafiar y avergonzar a la policía local. La hija de Mildred fue brutalmente asesinada y violada, este reprochable acto no ha sido ajusticiado de ninguna forma y no se ve a futuro cercano que pueda serlo. Estos carteles hacen que la policía se ponga en movimiento. Segundo: el jefe Bill, está muriendo de cáncer, lo que hace que el haber sido mencionado directamente en uno de los carteles sea un poco más polémico y cause mayor revuelo. Tercero: Jason Dixon, el factor sorpresa, el comodín, “the wild card” como dirían los anglos; es un policía de limitado intelecto, algo racista que no duda a recurrir a la violencia cuando es necesario, y cuando no, también. Jason, encarnado por un sorprendente Sam Rockwell, quien también fue nominado por este papel a Mejor Actor De Reparto, es el personaje que más me gustó de este filme. El que más crece y cambia a lo largo de la historia y uno de los ejes fundamentales para ir creando los giros de la trama, aparte de deliciosos toques de comedia negra.

3 Anuncios Por Un Crimen, es una maravillosa historia que disfrazada en la excusa de la venganza, termina siendo una historia de relaciones humanas, de dolores y de aprendizaje y reivindicación humana. Vez que un personaje tiene la oportunidad de tomar represalias por el daño que otro le hizo, este decide pasar del desquite. Todos finalmente logran tener una relación con el otro, sólo los rivaliza un hecho puntual, pero en todos hay algo de cariño o al menos empatía por su coterráneo.

Es una película que no puedes no ver, una construcción magnífica de inicio a fin, bueno puede que el fin no te convenza mucho, para mí fue perfecto, aunque reconozco que no muy tradicional, sólo luego de un rato logré entenderlo, o aceptarlo mejor dicho.