Animación chilena de exportación.

La animación de Chile en pocos años se instaló en los mercados internacionales con producciones de gran nivel, dándose a conocer al mundo dentro de la elite de la especialidad.

Por Francesca De Luca                                                                                                                        6 de julio de 2018

Después del Oscar a Punkrobot por Historia de un Oso, no sólo las audiencias internacionales se fijaron en Chile, lo más paradójico fue que el público local también comenzó a descubrir las producciones chilenas, así tenemos un despertar en los espectadores, donde la animación empieza a crear audiencias acorde a lo que la incipiente, pero talentosa industria está entregando.

Para ponernos a tono, por primera vez la animación Chilena clasificó para el mundial y lo ganó! Cuantas veces habíamos estado viendo los Oscar frente a una pantalla sin apoyar a ningún equipo local, esta vez Chile Gana y dos años después, vuelve a sorprender con otro Oscar más.

En 2 años esta industria pequeña, del fin del mundo sale a la cancha y gana! Y como pasa en todos lados, el público no solo empieza a creer en el talento nacional, sino que también a exigir a sus jugadores. Y así estamos hoy en la industria audiovisual, con ganas de seguir conquistando “copas”, de ver a nuestros “jugadores” en los mejores torneos del mundo, jugando de igual a igual con grandes potencias mundiales de la animación.

Antiguamente lo más cercano que tenía nuestro publico con la animación era algún ángel que representaba a un canal, una película con temática local; incluso el pato de un banco, que permitían que los espectadores tuviesen cierta familiaridad con la animación chilena, pero que nunca había tenido tanta importancia como ahora.

En Chile hay más de 25 productoras independientes haciendo animación, la gran mayoría hecha para niños, instalándose en los canales de televisión infantil más importantes del mundo como son Cartoon Network y Discovery Kids. Recientemente, Netflix también ha creído en la producción nacional para incluirlo dentro de su contenido multimedia vía streaming. Pero, ¿ven nuestros niños producciones locales?, ¿Las reconocen siquiera? Aquí nos detenemos. Por más talento que la animación chilena pueda exportar, hay escasez de promoción dentro de nuestras fronteras. La participación de los canales nacionales, en esta labor ha sido casi nula. Existen fondos públicos que han ayudado a la industria a través del CNTV o CNCA para financiar estas producciones, pero no hay políticas categóricas que incentiven la difusión local.

Los canales nacionales se presentan como modelos de negocios lucrativos, donde la publicidad se ha convertido en el mayor accionista. Siendo así, el contenido que se genera en nuestro país debe ser exportado para tener ventanas de exhibición.

Es doloroso ver cómo nuestro contenido es exitoso fuera del país, pero aquí en Chile no tiene cobertura, los niños chilenos no conocen, ni reconocen la animación local, se sienten mucho más identificados con las grandes producciones internacionales.

Un ejemplo claro de esto es Puerto Papel, la más grande producción de Zumbastico Studios, una serie animada en la técnica stop motion (animación que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos por medio de una serie de fotos sucesivas), que actualmente cuenta con 3 socios co-productores: Paka Paka de Argentina, Señal Colombia y Gloob de Brasil, siendo este último país, donde mayor recepción ha tenido de parte del público, estableciéndose una primera temporada de 26 capítulos, con personajes reconocidos que se pueden ver incluso en el merchandising de las cadenas de retail del país carioca.

Puerto Papel lleva este nombre, porque básicamente se trata de una historia narrada en un puerto tradicional y la serie está construida casi en su totalidad de papel (las estructuras internas varían la materialidad), y narra la historia de Matilde, una pre adolescente de 12 años que todos los días despierta con un ridículo poder mágico que no puede elegir ni controlar. En Junio se terminó el grueso del rodaje de la segunda temporada que contó con mas de 50 profesionales, todos artistas de diferentes áreas; audiovisuales, animadores, diseñadores gráficos y teatrales, escultores y un músico. Además, cuenta talentos internacionales para las voces de sus personajes como Orlando Noguera, la voz del conocido personaje Cerebro.

La producción no es para nada fácil considerando que existen mas de 30 sets diferentes como un cine, una nave espacial, la playa, un escenario, una caverna 10 personajes secundarios, unos 20 extras y más de 1000 props (utilería) creando la atmósfera necesaria para que estos personajes de 15 centímetros cobren vida en un mundo de papel, con su propia personalidad y arte.

Para darse una idea, Zumbastico cuenta con 6 estudios de animación, de los cuales 5 deben estar animándose al unísono, cada estudio debería sacar por lo menos 12 segundos diarios, para completar una serie de 26 capítulos de 10 minutos cada uno.  Esta nueva temporada la producción se la jugó con guiones más audaces, apelando a diferentes emociones, donde no solo los niños podrán disfrutar, incluso cuenta con un capítulo donde se hace alusión a la contingencia y la historia latinoamericana. El abuelo posee un Kultrún mapuche en su living y los niños tienen redes sociales. En el primer capítulo musical de la serie, veremos a Matilde convertirse en un hit de la internet, donde además, se hicieron la réplica de los bailarines Power Peralta. La temporada está llena de sorpresas como Zombies, mundo acuático, clones, viajes en el tiempo, e incluso un capítulo que alude a la famosa serie Pokemon, son parte de las  aventuras que tendremos en esta nueva temporada.

Esperamos que las políticas públicas y los canales locales de televisión, se pongan a la altura de la industria audiovisual chilena: solo como ejemplo, la primera temporada de esta serie se transmitió en los países co-productores 3 veces al día; mientras que en Chile, donde se realizó la serie, se transmitió apenas una vez a la semana en el horario de las 9 am con muy baja difusión.

Estamos jugando en las grandes ligas de la animación, pero los jugadores deben salir a conquistar el extranjero para ser valorados en Chile, ha pasado siempre con nuestros artistas y seguirá pasando, sino se toman medidas importantes en termino de difusión de la cultura local. Así como Zumbastico Studios, existen al menos 10 productoras realizando nuevas series y contenido infantil, todas de gran nivel que esperamos ver en televisión abierta nacional, dando espacio para que las nuevas -y no tan nuevas generaciones- disfruten y se sientan identificados con la animación chilena.

Por Francesca De Luca