Dominga Sotomayor: La directora del momento habló con Vía Sinapsis

A una semana y media de finalizar SANFIC, la cineasta ganadora del Festival de cine de Locarno entregó detalles de su experiencia en esta última versión donde “Tarde para morir joven” fue exhibida en dos funciones especiales, como adelanto a su estreno oficial el 2019.

7 de septiembre de 2018

Dominga, tú ya has participado antes en SANFIC. ¿Qué te ha parecido la versión 2018?

Fue una súper buena versión, creo que la mejor de todas, hasta ahora. Yo había participado hace varios años con un cortometraje, pero también como espectadora y he visto crecer al festival. Creo que la mejor señal fue que había mucha gente en las salas, que es lo más difícil de lograr. Encontré que la programación estaba excelente, había muy buenas películas chilenas y también de otros lugares. Vi “Cold war”, “Shoplifters”, presentamos “Muere monstruo muere” que es una co-producción que hicimos con Argentina. Vi “El Ángel” y traté de ver lo más posible dentro del tiempo que me quedaba libre, entre las presentaciones de las películas.

 

Hace muy poco tiempo fuiste galardonada con el Premio a la Mejor Dirección en el Festival de Locarno en Suiza, haciendo historia en el mundo del cine con “Tarde para morir joven”. ¿Crees que una vez que se estrene oficialmente la película en Chile y otros países, conseguirá un impacto igual o mayor al que causó en Locarno?

No sé si la idea sea generar un impacto. Yo creo que es poder compartir con la mayor cantidad de gente posible y premios como  Locarno, permiten que se haga más visible este tipo de cine. Ahora en particular esta película, que no es de carácter comercial, ni pretende tener un gran impacto; pero al parecer, por lo que ha pasado hasta ahora, consiguió tener más cercanía con la gente de lo que esperaba. Fue una sorpresa súper bonita.

¿Llegaste a pensar que a “Tarde para morir joven” comenzaría tan bien, después de la acogida que tuvo en las funciones especiales de SANFIC?

Me importaba mucho comprobar qué iba a pasar con el equipo de la película y con la gente cercana que vive actualmente en la comunidad en que está inspirada la cinta. Pero estaba más curiosa por ver qué iba a suceder con el público chileno. Yo esperaba que la gente tuviera una buena aceptación, pero no sabía que iba a ser casi unánime. Obviamente van a haber personas que no le guste la película, aunque creí que habría más discusión y reacciones más mezcladas. Sentí que la mayoría de la gente tuvo una buena acogida. El público se pudo relacionar con la película y emocionarse. Estoy súper contenta con el recibimiento del público de Locarno y con buenas críticas. Pero acá en Chile, la gente sintió más cercanía y aunque esté basada en una época muy particular, como 1990, la película es bien atemporal y de un espacio muy indefinido. Yo creo que eso hizo que muchos adolescentes o jóvenes que la vieron en SANFIC les gustara y eso fue una sorpresa. No sabía que pudiera llegar a un público más joven.

 

¿Qué planes se vienen para el largometraje después del festival?

La reacción de la industria a la película ha sido mucho más buena y sorprendente de lo que esperábamos, por lo que ahora va a Toronto, que es un festival donde nunca había estado. Después viene el Festival de Nueva York y ya está confirmada para 20 festivales dentro de los próximos meses. Además de eso, hay un montón de distribuidores interesados en estrenarla comercialmente en Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Turquía, entre otros. Creo que estos festivales y los reconocimientos ayudan a que distribuidores y un público más amplio se interesen en ver este tipo de películas. Acá en Chile se va a estrenar el próximo año con la distribuidora Storyboard Media y esperamos que aunque falten algunos meses –se va estrenar el primer semestre del 2019- la gente siga interesada en verla, como lo tuvo en SANFIC.

 

Pablo Carrasco Sáez