Elena revuelta: Rebelión, sororidad y autodefensa, una reflexión necesaria

La primera obra del colectivo La Punzante presentó su segunda temporada entre el 24 y el 9 de junio en el teatro Sidarte.

Domingo 17 de junio de 2018

 

Lydia Silva (34 años) cajera de supermercado, madre, esposa. Cansada de las agresiones físicas y psicológicas por parte de su pareja y, tras previa planificación, lo apuñala. Algo escapa de sus manos, sin embargo: su vecina Marge decide enfrentarla al descubrir el asesinato.

Como el inicio de cualquier crimen de prensa roja, Elena Revuelta # 384, invita a reflexionar desde la mirada del ajuste de cuentas, de la autodefensa y la sororidad; y a pensar la justicia a partir del quiebre de unos de los dispositivos estructurales primordiales para el orden social moderno: la familia.

Con un lenguaje escénico capaz de conjugar el humor, la ironía y el drama, la obra explora los imaginarios de cuatro mujeres capaces de tensionar sus biografías, confluyendo en el trazo de lo personal y lo político, cruzado por una violencia estructural, patriarcal y capitalista, inscrita sobre nuestros cuerpos de mujer.”

La obra, de un equipo compuesto solo por mujeres, invita desde un lenguaje lúdico y abierto a conocer la historia de una mujer de barrio, quien asesina a su marido luego de ser violentada en diversas ocasiones por él. No es coincidencia que este equipo esté compuesto solo de mujeres y que exista este terrible acontecimiento como lo es el asesinato, vemos en escena una figura que representa el cuerpo muerto del hombre e inmediatamente empatizamos con la situación de Lydia, la protagonista, quien debe decidir cómo actuar luego de ser la autora del crimen que acabó con la vida de este hombre.

Pero aquí lo importante no es la vida de él, si no, como esta mujer oprimida durante años es capaz de tomar una decisión así de radical. Recordemos que Lydia es una mujer que clase social baja, madre, y esposa, quien debe además trabajar para mantener a su familia, y en todo su esfuerzo por sacarlos adelante, es golpeada por su marido, el cual pertenece a la típica descripción machista.

Es evidente, que nos vemos enfrentadas a un contexto donde conceptos como sororidad son urgentes de llevar a cabo, en un clima hostil, donde por ejemplo, esta semana en 5 días han ocurrido 5 femicidios, catalogados o no como tal, 5 mujeres han sido encontradas muertas a manos de hombres. Es un momento donde las mujeres estamos tomando acciones, radicales o no, pero acciones para enfrentar el miedo de ser asesinadas o violadas, el miedo de salir a calle, el miedo de que nuestras hijas tengan que pasar por lo mismo que nosotras.

Elena Revuelta nos enrostra esta realidad, que a pesar de que el argumento es contrario a lo narrado anteriormente, ya que es una mujer quien le quita la vida al hombre, la protagonista nos recuerda a la mujer que si no tomaba esa acción, quizás, podría haber sido ella la siguiente.

Cómo olvidar la película de Pedro Almodóvar Volver (2006) protagonizada por Penélope Cruz, quien en un acto de valentía, esconde el cadáver de su esposo muerto, asesinado por su hija luego de que este intentara violarla. En esta película vemos el horror que vive una madre al enterarse de que el hombre con quien vivía era realmente un pedófilo sin escrúpulos. ¿Qué hacer ante una situación como esta? ¿Qué hacer ante situaciones de violencia y/o abuso? ¿Es suficiente solo con denunciar?, quiero aclarar que esto no es un llamado a matar a todos los hombres abusadores, si no que a tomar conciencia de cuán cerca estamos de este tipo de situaciones y actuar a tiempo. En la obra del colectivo la punzante, la protagonista, Lydia, fue víctima de violencia mucho tiempo antes de la muerte de su esposo, sin embargo, nadie hizo nada con este secreto a voces, y esta es la situación que se repite en miles de hogares de nuestro país y del mundo.

Historias como la de Lydia en Elena Revuelta no pueden quedarse solo en una sala de teatro, es por esto que el colectivo la Punzante ha llevado la obra a poblaciones (Población Parinacota, San Miguel, plaza y Concha y Toro, Población Sana Julia y La Pintana), lugares donde más podrían resonar historias de violencia y represión, y es aquí cuando el teatro deja de ser un arte inofensivo (si es que podemos decir que algún arte es inofensivo, pero eso lo dejaremos para otra publicación) y se transforma en una herramienta de emancipación, donde el espectador o la espectadora se sienten identificados y más que una reflexión, se puede generar acción en las situaciones que a cada uno contemplan.

Para nadie es indiferente que el movimiento feminista está pasando por un momento histórico, las miles de mujeres que han marchado por las calles de Santiago han manifestado de distintas formas que ya es hora de cambiar el comportamiento masculino y definitivamente erradicar el machismo de nuestra realidad, lamentable es que pese a esto el número de femicidios no se reduzca, pero de apoco algunas conductas van cambiando, sin embargo,es una bandera que no podemos bajar ahora que el movimiento toma más y más fuerza.

Elena Revuelta es una síntesis de todo lo que anteriormente escribí, un cruce entre lo femenino y lo masculino, una lluvia de preguntas, pero si tuviera que definir el concepto que más resuena es el de <SORORIDAD>, sororidad entre estas mujeres que se acompañan pese a todas las contradicciones que genera el ser cómplices de la muerte de este hombre por ser testigos, pero no puede ser de otra forma, pues fueron cómplices de la violencia de este al saber de su actuar y no tomar acción. La obra nos presenta una hermosa metáfora al decidir quemarlo y todo y empezar de nuevo, una bella figura del renacer de esta mujer y de la muerte de este hombre.

Una obra de teatro con una dramaturgia y dirección que compromete todas las aristas de lo que las artistas quisieron exponer, actuaciones frescas y delirantes, divertidas pero no menos densas. Un diseño que es capaz de transportarnos al lugar de la acción y que sintetiza todos los elementos para llevar a escena solo lo esencial. Una música emocionante, que pone en voz de mujeres canciones reconocidas, transformándola en una música muy emocionante. Realmente todos los elementos de la puesta en escena se fusionan alcanzando todos los objetivos de las creadoras.

Recomiendo esta obra a todas las mujeres y a todos los hombres, pero sobretodo a todas las madres, esposas, a todas las mujeres agobiadas por sus roles, a aquellas cansadas de cumplir con su estereotipo social, a las oprimidas, a las que han sido golpeadas, abusadas, a las viudas, a las casadas, a las que perdieron a una hermana, amiga o familiar a manos de un hombre, a las que quieren separarse, a las que buscan escape, a las que necesitan ayuda, a todas las compañeras, porque Elena Revuelta viene a decirles ¡No están solas! ¡No estamos solas!

FICHA ARTÍSTICA

Dirección y dramaturgia: Constanza Langenbach Godoy
Diseño integral: Belén Álvarez Cancino
Música: Laura Zavala, Amanda Montecinos, Claudia Seguel
Producción: La Punzante
Elenco: Bárbara Castillo, Fernanda Pozo Antich, Estefany Ramírez, Bianca Muñoz
Duración: 60 minutos