En el Bosque: la soledad de los cuentos de hadas

Disney estrenó el 2014 esta adaptación del musical Into the woods de James Lapine y Stephen Sondheim, que inspirada libremente en las historias de los Hermanos Grimm y otros autores, reúne a célebres personajes, como Cenicienta, Caperucita Roja, Jack —el niño de las habichuelas mágicas— y Rapunzel, junto a un matrimonio de panaderos que se topa con ellos en el bosque, para cumplir la misión de una bruja.

20 de julio de 2019

Los autores del musical que se estrenó en Broadway en 1987, adaptaron su propia historia en el formato de largometraje, con Rob Marshall (Chicago, El regreso de Mary Poppins) como director. En el bosque tiene a Meryl Streep en el papel protagónico y antagónico de La Bruja, vecina del panadero (James Corden) y su esposa (Emily Blunt), quienes pese a su pobreza, ansían tener un hijo, lo cual resulta imposible, porque la hechicera arrojó una maldición sobre su casa años atrás, debido a que el padre del panadero robó en su huerto mágico, provocando que los hijos del ladrón jamás tengan descendencia.

Pero ese hechizo también rebotó en ella, dándole vejez y fealdad. La Bruja pone a prueba el deseo de la pareja, obligándolos a buscarle 4 objetos que solo hallarán en el bosque y traérselos antes de la medianoche del tercer día. Si logran cumplir esta tarea, el maleficio se revertirá y un niño crecerá en el vientre de la esposa del panadero. El matrimonio trabaja en equipo para dar con dichas cosas: una vaca blanca como la nieve, la cual posee Jack (Daniel Huttlestone), niño obligado a vender ese animal que no da leche; una capa roja como la sangre, como la que lleva Caperucita Roja (Lilla Crawford) que va camino a ver a su abuela; la zapatilla tan pura como el oro, que consigue Cenicienta (Anna Kendrick) para ir al festival en el castillo, gracias a los poderes del espíritu de su madre; y el cabello dorado como el maíz, igual que la larga cabellera de Rapunzel (MacKenzie Mauzy), encerrada en una torre y que cree que La Bruja es su madre.

Todos coinciden en el bosque y sellan sus destinos, ya que la dupla de panaderos interviene en las historias de cada uno de los populares personajes, con tal de darle sus pertenencias a La Bruja. Paralelamente, están los papeles secundarios del Príncipe de Cenicienta (Chris Pine), arrogante, seductor, incapaz de aceptar una negativa, que va a la siga de Cenicienta por el bosque durante las tres noches; su hermano, otro príncipe (Billy Magnussen), que al dar con la torre de Rapunzel, se enamora de la joven, visitándola a escondidas, hasta que es descubierto por La Bruja; El Lobo (Johnny Depp), que acecha a Caperucita Roja en su viaje; La madrastra (Christine Baranski) y hermanastras de Cenicienta (Tammy Blanchard y Lucy Punch), que hacen todo lo posible para que el príncipe se fije en ellas.

En el Bosque es una película que posee una estructura muy parecida a Los Miserables de Tom Hooper, ya que en el 80% de la cinta los diálogos son cantados, salvo en la última hora, donde hay más equilibro entre música y textos. Meryl Streep demuestra mejores condiciones para cantar, mientras actúa, que en el pasado.

Emily Blunt y James Corden congenian como matrimonio, pese a que a la actriz posee mayor talento para el canto que él. Anna Kendrick brinda mayor humanidad y complejidad al conocido rol de Cenicienta.

Los niños actores tienen proyección en este tipo de producciones. Pine, pese a salir en la cinta más que Depp, cumple junto con él la función antagónica en la historia, ya que ambos son un espejo sobre la manipulación del hombre sobre la mujer. Se ha señalado que es un filme acerca de la relación de padres e hijos y en cierto punto lo es, porque los cuentos de hadas consistían en relatos orales de adultos a niños, como una manera de entregar moralejas y advertencias a los menores, acerca del mundo. Eso es lo que se percibe en algunas canciones y en los núcleos de los personajes, especialmente que cada deseo tiene consecuencias, como ocurre en el segundo acto, donde surge un punto sin retorno para todos. En el bosque es una cinta recomendable, para quienes adoran los musicales, las reversiones de los clásicos infantiles y ver reunidos a sus personajes desde una óptica no tan edulcorada, pero quizás algo más sombría.