Entre la Razón y la Locura: un mundo sin locos, no es mundo

Hace unas semanas atrás llegó a salas chilenas este drama de época, basado en una novela inspirada en hechos reales. Los protagonistas son los viejos conocidos Mel Gibson y Sean Penn, encargados de contar las vivencias que atravesó uno de los principales impulsores de la creación del Diccionario de Inglés de Oxford y su singular colaborador por correspondencia.

Martes 30 de abril de 2019

Esta cinta traducida al inglés se titula El Profesor y El Orate -según su nombre original-, título que al igual que el creado para el mercado hispano, no traiciona la esencia de esta historia que el actor australiano ganador de un Premio Óscar por Corazón Valiente, quiso llevar a la pantalla grande durante décadas y que estuvo a punto de dirigir, en lugar del iraní Farhad Safinia, que debuta en la dirección de largometrajes, luego de una carrera dedicada a los guiones para cine y televisión (Apocalypto), con el seudónimo de P.B. Shemran.

Nos remontamos a la Inglaterra de fines del siglo XIX, en donde William Chester Minor (Sean Penn), médico cirujano estadounidense y veterano de la Guerra Civil, deambulando en la noche por las calles de Londres, persigue a un hombre a quien confunde con un fenicio, asesinándolo a quemarropa a las puertas de su humilde morada, dejando a su esposa viuda y sin un padre a sus más de 5 hijos. El esquizofrénico doctor pasa por un juicio donde es declarado inocente, pero sentenciado a pasar el resto de su vida internado en el Hospital Psiquiátrico Broadmoor, en Inglaterra.

Paralelo a su llegada al recinto, el profesor Sir James Murray (Mel Gibson) pretende comenzar el Diccionario de Inglés de Oxford, ante la incredulidad y falta de apoyo de académicos más antiguos de la universidad. Como el objetivo no lo puede concretar un solo ser humano, Murray y su equipo reclutan a través de una página en los periódicos a todos los ciudadanos de Inglaterra, interesados en contribuir con el desarrollo del diccionario. Es así como Minor se entera de esta titánica tarea, por lo que decide cooperar mediante cartas, maravillando a Murray por su gran conocimiento y sensibilidad.

Entre La Razón y La Locura es un filme bien hecho. Cumple y sabe contar una trama interesante acerca de una historia bastante desconocida. Vidas opuestas, unidas por una pasión en común, siempre es atractivo de ver, especialmente cuando los personajes están bien desarrollados.

Sean Penn entrega una actuación sobresaliente, delante de un Gibson que vuelve después de mucho tiempo a un género cinematográfico, alejado de la acción. Natalie Dormer también destaca en un personaje con evolución, aunque un tanto cuestionable. Es una película recomendable, para ver en escena a estos dos dinosaurios de Hollywood.