Facebook y la libertad vigilada

Lo que comenzó como un experimento de un par de geeks entre cuatro paredes, se convirtió en una olla de oro y luego en un escándalo planetario por exponer la información de más de 1500 millones de perfiles.

Jueves 26 de abril

La red social con más usuarios en el mundo, se defendió afirmando que fueron las mismas personas quienes cedieron sus datos, libremente. ¿El método? Un test de personalidad, uno del que seguramente todos cuestionan su rigurosidad, pero del que ninguno sospecharía que toma toda tu información -y la de tus contactos- para crear campañas políticas basadas en tus hábitos de consumo en la web. Y muchas son campañas sucias, a punta de fakenews y desprestigio. ¿Turbio? Espere a leer las cifras.

Facebook tiene alrededor de 2 mil millones de usuarios de los cuales 1500 millones fueron afectados. Haga la matemática conmigo: tres cuartos del total de la red social fueron expuestos. Absurdo.Escandaloso.

En un solo día las acciones de la empresa de Mark Zuckerberg cayeron un 7%, lo que se traduce en 37 mil millones de dólares en pérdida. Y fuera de las consecuencias económicas, los estados de los países europeos aprobaron la Ley General Data Protection Regulation (GDPR), creada por el Parlamento Europeo, el Consejo de la Unión Europea y la Comisión Europea, con el objetivo de dar más control a la gente sobre el uso de sus datos personales en internet. Todo un terremoto, también legislativo.

Pero espere, siéntese que esto aún no termina. Lo que acaba de leer es solo la punta del iceberg, lo que se comenta en la TV, lo que usted encuentra en cualquier medio de información masiva.

“E Corp”

Cambridge Analytica es una sociedad británica de asesoramiento comunicacional, análisis de datos y la creación de campañas electorales. Son muy famosos. Según su web, la firma lleva más de 25 años trabajado en más de 100 campañas políticas a lo largo de los cinco continentes, incluyendo países de América Latina como Argentina, Brasil, Colombia y México.

La compañía, que se desenvuelve principalmente en la esfera comercial y política, la fundó Alexander Nix en 2013 como la secuela de otra empresa similar llamada SCL Group, quien hace no mucho fue expulsado por su propio directorio. ¿El motivo

Channel 4 News le dio una cámara oculta a un periodista, quien se hizo pasar como un potencial cliente de la compañía que deseaba influenciar en las elecciones presidenciales de Sri Lanka. La sorpresa fue grande cuandoNix afirmó, entre otras cosas, que parte de la estrategia consiste en “enviar a algunas chicas a la casa del candidato” para fotografiarlas, subrayando que las “chicas ucranianas” son “muy hermosas”. “Creo que eso funciona muy bien”.”Lo hemos hecho en México, lo hemos hecho en Malasia y ahora nos estamos moviendo en Brasil, China, Australia”.

Una investigación conjunta de The New York Times y The Observer publicó que en 2014 la compañía se hizo con una base de datos de uso académico y la explotó sin permiso para desarrollar estrategias electorales durante las elecciones intermedias de Estados Unidos. Fue uno de los mayores robos de información de la historia de Facebook. Dos años después, Cambridge Analytica, todavía en posesión del material, trabajó para la candidatura presidencial de Donald Trump, actual presidente de EEUU.

La compañía obtuvo los datos gracias al sicólogo de la Universidad de Cambridge, Aleksandr Kogan, quien tuvo el beneplácito de Facebook para pedir datos a sus usuarios a través de una aplicación. Kogan, financiado por Cambridge Analytica, consiguió que participarán 270.000 personas y reunió datos de identidades, localizaciones y gustos.También, la aplicación le permitió secuestrar la información de los amigos de aquellos, multiplicando a 50 millones la cantidad usuarios afectados. ¡Boom!

De esta forma, Cambridge Analytica supo cuál debía ser el argumento y tono de un mensaje para cambiar el pensamiento de la potencial masa electoral, no excluyendo el uso de fakenews.

Fakebook

Esto no es House of cards ni Designated survivor. Esto es real, tan real como lo han sido todos los otros mecanismos de manipulación de masas. Lo que empezó como la creación de un espacio de encuentro de opiniones, hoy me parece que ha alcanzado una nueva dimensión. Una dimensión que existe, que es, pero que no está en ninguna parte. La gente comparte ya no solo opiniones, sino que amenaza, hace transmisiones en vivo de asesinatos, mueve drogas, denuncia, encuentran pareja, pelean, engañan, ostentan, se prostituyen, piden favores, recomendaciones, oraciones, soporte político. No nos engañemos. Un mundo hemos creado y ese mundo corre incluso sin nosotros. Gente que murió, pero siguen sus perfiles activos. Inquietante, ¿no?

Lo que vemos es solo el inicio de esta nueva era. Somos solo elementos de transición. El mundo que alguna vez fue del cromagnon y luego del homo sapiens, quizá está empujándonos hacia el precipicio para darle cabida a una nueva generación de humanos, los nativos digitales. Y es solo el comienzo. Nosotros no veremos ese nuevo mundo que hoy se está construyendo,no tendremos el tiempo.Por eso nuestra responsabilidad es aquí y ahora. Somos parte de los cimientos de una nueva era y, en nuestra condición de proletario-usuario, debemos construir en virtud.

Una vez escuché a uno que decía: “si no está en Google, no existe”. Yo le respondí que sí hay una: el criterio.