Heathers: A reina muerta, reina puesta

Pasaron 30 años desde su estreno y la cinta de Michael Lehmann ya es considerada de culto. Su fama logró que esta historia de amor y crimen, sobre un grupo de chicas populares de colegio, fuese adaptada como un musical y contara con un remake hecho en formato serie -cancelado antes de su lanzamiento-. 

Viernes 15 de noviembre de 2019

El gran mérito del filme conocido en otros países como Escuela de jóvenes asesinos, fue incluir humor negro dentro del cliché de las películas juveniles en los 80 y pavimentarle el camino al estrellato en Hollywood a Winona Ryder. En la película escrita por Daniel Waters y dirigida por Lehmann  (cuyos trabajos posteriores en la pantalla grande no alcanzarían a brillar y permanecer en el tiempo) la actual protagonista de Stranger things, con 17 años de edad, interpreta a Verónica Sawyer, muchacha que estudia en Westerburg, colegio ubicado en Ohio.

Pese a su juventud, Verónica ya atravesó muchos cambios para estar donde se encuentra: dejó de ser una escolar común y corriente, para pertenecer al temido y odiado grupo de las chicas más ricas e imponentes de la escuela, en el que sus tres mejores amigas tienen la particularidad de compartir el nombre Heather.

Destaca la dominante Heather Chandler (Kim Walker) -a quien Verónica odia-, la sumisa Heather Duke (Shannen Doherty) -siempre bajo la sombra de Chandler- y la influenciable Heather McNamara (Lisanne Falk) -con quien Sawyer se lleva mejor-. Verónica está hastiada de este frívolo clan, donde sus mayores aspiraciones son el bullying hacia otros compañeros y repartir chismes venenosos por los pasillos. Pero no ve la forma de desligarse sin pensar en sufrir consecuencias posteriores de parte de las Heathers. Todo esto cambia cuando conoce a J.D (Christian Slater), un nuevo estudiante que rápidamente la cautiva, debido a su personalidad magnética, irreverente y abiertamente violenta. Las cualidades de este rebelde provocan que Verónica se enamore de él, siendo el chico de apellido Dean su vía de escape al microcosmos de Heathers. El mundo de Verónica se viene de cabeza, cuando convencida por J.D, intentando jugarle una broma pesada a Heather Chandler, que acaba matándola por accidente.

A partir de la muerte de la cabecilla de las Heathers, todo el entorno escolar de la pareja sucumbe en un bizarro estado de alerta ante potenciales alumnos suicidas, ya que J.D y Verónica hacen creer que Heather C. se quitó la vida. Los profesores hacen el ridículo tratando de proteger a sus estudiantes, mientras estos últimos enaltecen la figura de la desaparecida Heather en calidad de mártir, volviéndola leyenda urbana. Los amantes pasan a convertirse en unos Bonnie y Clyde adolescentes, desarrollando su romance en medio de un tornado de sangre joven, manipulación y culpa. Verónica tarda en percatarse que su novio es mucho peor que la chica que la atormentaba antes, mientras que J.D no piensa en detener lo que provocó, llegando a recurrir a las inseguridades de las Heathers sobrevivientes -quienes buscan a una nueva líder- para enemistarlas y así acabar con el grupo y la escuela entera.

Heathers” es una película que fue completamente osada en su época, porque a través de una ambientación que recuerda a los primeros trabajos de Tim Burton, se río de los cánones que imperaban en los filmes de John Hughes que retrataban a los adolescentes dentro del género de la comedia romántica.

Se alejó del aspecto más sentimental, para presentar a jóvenes mucho más insolentes, armados, que se burlaban entre ellos por su aspecto físico, desorden alimenticio, mental u orientación sexual. Añadió dureza y acidez a clichés como el amor en los pasillos del colegio y al mismo tiempo se atrevió a hablar sobre el suicidio juvenil, de cierta manera. La cinta es la madre de películas que llegaron años después y utilizaron de forma cosmética los elementos de la popularidad y otros antes señalados, nuevamente en el formato de la comedia romántica, como Chicas pesadas (2004).

Una cinta igual que Heathers sería imposible de replicar de forma completa en la actualidad, debido a que expone de manera humorística (aunque también bordeando en el suspenso) los atentados dentro de establecimientos educacionales, que es una problemática que afecta hasta el día de hoy a colegios alrededor del mundo. Al margen de eso, Winona Ryder y Christian Later se lucen con sus respectivos personajes: son el ying y el yang, la delgada línea entre el primer amor y la locura. También hay que destacar las actuaciones de Shannen Doherty -años antes de Beverly Hills 90210 y Charmed- y la fallecida Kim Walker. Vale la pena conocer Heathers, pero no imitarla, sino que mantenerla como un recuerdo interesante.