La Casa de Papel: Y la deleznable práctica de hacer spoiler

El fenómeno español de Netflix que hace poco estrenó su cuarta parte, “La casa de papel”, es una de las series más populares de los últimos tiempos que levanta pasiones a los aficionados de la serie, sumando una gran cantidad de expectativa y fanaticada, por lo mismo, también un gran número de idiotas que creen ser graciosos.    

Sábado 9 de mayo de 2020.

Atención. Si aún no han visto esta serie, haré SPOILERS y eso es imperdonable.

A ver, por donde empezamos esta reseña… ¿Hablando de la serie o de los indeseables de siempre, que piensan que contar hitos importantes de la trama puede ser divertido? Dejaremos lo mejor para el final ¿Les parece? “Spoiler alert”, destrozaré a los que realizan esta aborrecible práctica.

“La casa de papel” esta exitosa serie creada el 2017 por Alex Piña tiene muchos aciertos que la vuelven el fenómeno popular que es hoy, que enumeraremos a continuación: Un gran y variado elenco de buenos actores, donde todas y todos son muy atractivos en su estilo (la belleza vende, no es ninguna sorpresa), una historia épica de rebeldes ridiculizando a el gobierno y las fuerzas armadas de un país, un plan perfecto liderado por un personaje que irradia carisma apodado el profesor acompañado de sus insurrectos y simpáticos secuaces (excepto Río, no paso a Rio, pero luego hablaré de lo malo) además de historias y sub tramas románticas que siempre son un gancho para el espectador, es sabido que somos unos enamorados del amor.

La principal virtud de la casa de papel es la capacidad de generar escenas épicas y grandilocuentes, con una correcta y algo ostentosa dirección, que hace que sea un serie muy rápida y entretenida de ver y seguir, pero esto no quiere decir que sea una producción perfecta, ya que tiene muchos defectos que salen a la luz y para eso tendré que ponerme mi traje de crítico “Hater”

La trama de esta historia a la larga se comienza a volver predecible, todo este juego del profesor va siempre un o más pasos adelante que la justicia española, se comienza a volver algo ridículo y una salida fácil para los guionistas, ya que es el recurso que usan para desenredar todos los conflictos de los personajes. Las situaciones románticas dentro de estos atracos, también se sienten algo forzadas y resultan un poco inverosímil dentro del universo propuesto.

El personaje de Rio, es demasiado pusilánime y bonachón como para ser miembro de la banda de atracadores más peligrosos de España, además de ser su torpeza e ingenuidad, lo que durante casi toda la serie pone en aprietos los planes del profesor.

Berlín, el personaje más entretenido de la primera mitad de esta producción española, (Ojo con este Spoiler) muere, pero lo hace de una manera épica y quedando por todo lo alto, lo que no sería algo malo, al contrario, me encantó cada parte de la escena del deceso del carismático canalla.

El problema de esto es, lo forzados que se sienten todos sus innumerables flashbacks que no tienen un real aporte a la trama y la incorporación de Palermo, que a pesar de ser un muy buen personaje no logra llenar el vacío que dejó la muerte de Berlín. Ahora el problema más desagradable de esta serie, es el público tóxico que la ve y usando las redes sociales no dudó en hacer la peor broma de la historia de las bromas: El Spoiler.

Adelantando a quienes seguimos está historia de los agradables atracadores, la muerte de uno de sus personajes más queribles.. Me cuesta tanto entender, que es lo que pasa por la cabeza de ese sujeto en el momento que decide publicar un “spoiler” tan poca atención tienes en casa, que sientes la necesidad de perjudicar la experiencia, la entretención y el entusiasmo de las personas que se apasionan por el arte audiovisual. Tengo un “Spoiler” para todos esos seres inconsistentes, nunca dejarán de ser estúpidos y nadie los querrá jamás. Y con ese sentido mensaje de idilio los dejó. Hasta la próxima amigos y amigas.

Se despide Enzo “El profesor” Ferrari.