La magia de Broadway en Chile

Mamma Mía baja

El Centro Cultural de las Condes, se vistió de gala para recibir a Clásicos de Broadway, un musical producido por la compañía Rayuela. El desafío consistió en seleccionar las escenas y canciones más emblemáticas de Broadway para el deleite del público local.

Tras apagarse las luces, el elenco comienza a jugar vistiéndose y maquillándose,  conectando  la cotidianidad del camarín con el escenario. Segundos después comenzamos a vivir una verdadera catarsis: llena de color, alegrías y canciones. Los personajes, los siglos y las historias vuelan a una velocidad vertiginosa, para presentarnos, las obras teatrales que han marcado un sello, en la cultural musical contemporánea.

El Rey León 1 baja

Pocas veces he visto producciones con tantos puntos cúlmines y fundamentales. Atravesamos por escenas que acuñan momentos históricos como El Violinista en el Tejado, Mama Mia con  lo mejor de Abba;  Hair trae todo el movimiento hippie y el pacifismo, para cerrar con un verdadero súper clásico con Les Miserables. También,  Contemplamos musicales inspirados en películas y grandes cuentos, como son los casos de El Rey León; donde cabe mencionar la gran performance de Igner Marinkovic como Rafiki; el maquillaje africano, el empleo de dedos gigantes, sus finos desplazamientos y una voz sobrecogedora que me quitan las palabras.

Luego entran en escena El Fantasma de la Ópera, Wicked y el Hombre de la Mancha; más tarde apareció un soberbio Felipe de la Cerca Errázurriz, como Jesucristo Super Star.  Por último, destacamos toda la sensualidad de Chicago interpretada por Muriel Lagno y Moulin Rouge que fue protagonizada por Tamara  Arrieta.

Jesucristo Superestrella baja

Nos podríamos detener horas en cada escena, pero lo más sorprendente es el conjunto. Cada obra es una pieza dentro de una gran propuesta audiovisual llena de personajes y magia. El vestuario corre veloz por el escenario, mientras las voces nos sorprenden una y otra vez, dándonos emociones tan distintas como vertiginosas. Sin dudas Clásicos de Broadway es una de las grandes producciones de este 2015 y un privilegio poder contemplarla.