Las películas que vimos en SANFIC 14

Durante la semana pasada, el cine chileno destacó con diversas propuestas de género, historias y puntos de vista, en el marco de SANFIC. Algunos filmes prontamente se estrenan, mientras que otros, su apertura en cartelera es un misterio. A continuación, nuestras apreciaciones sobre los largometrajes que observamos.

28 de agosto de 2018

 

DRY MARTINA

Director: Che Sandoval

Elenco: Antonella Costa, Geraldine Neary, Patricio Contreras, Pedro Campos, entre otros.

Martina (Costa) fue una cantante argentina famosa a fines de los años 90. Sus 40 se avecinan entre la frigidez y el desencanto, pero la llegada de Francisca (Neary) y César (Campos), una joven pareja de chilenos, cambiará todo. Martina viajará a Chile con la idea de que César le puede devolver la líbido, pero terminará encontrando el afecto de una posible familia.

Es una película bastante entretenida, con un guion ácido, lleno de humor negro y muy bien construido. Las mejores actuaciones están a cargo de Antonella y Geraldine, sus personajes logran generar una muy buena química. Sandoval consiguió hacer un filme con escasas irregularidades, donde se expone el hecho pocas veces visto de actores chilenos actuando un guión “súper cine argentino” y en tierras nacionales, de buena forma. “Dry Martina” se estrena oficialmente el 15 de noviembre en salas nacionales y podría conseguir resultados en el público, aún mejores a los de su presentación en SANFIC.

 

TARDE PARA MORIR JOVEN

Director: Dominga Sotomayor

Elenco: Demián Hernández, Antar Machado, Magdalena Tótoro, Antonia Zegers, Alejandro Goic, Matías Oviedo, Gabriel Cañas, Eyal Meyer, Mercedes Mujica, entre otros.

Ambientada en el verano de Chile en los años 90. Un pequeño grupo de familias vive en una comunidad aislada a los pies de Los Andes, construyendo un nuevo mundo lejos de los excesos de la ciudad. Sofía (Hernández), Clara (Tótoro) y Lucas (Machado) son los hijos de algunas de ellas, y luchan con sus primeros amores, familias y miedos, mientras preparan una gran fiesta para la víspera de Año Nuevo.

Este es el filme con que Dominga Sotomayor Castillo hizo historia en el Festival de Cine de Locarno, Suiza, al ser la primera cineasta mujer en ganar el premio a la Mejor Dirección. “Tarde para morir joven” es una historia en lo absoluto pretenciosa, donde destacan las actuaciones de los jóvenes por su naturalidad y sencillez con la que interpretan sus personajes. La fotografía es cálida, acertada y el lugar en el que se desarrolla gran parte de la historia está bien aprovechado. Desafortunadamente, la cinta se contempla para estrenarse recién en mayo de 2019, por lo que habría que esperar bastante para poder verla en sala.

 

SOBRE LOS MUERTOS

Director: Simón Vargas

Elenco: Catalina González, Nicolás Zárate y Daniel Antivilo.

Alicia (González) y Damián (Zárate) son fantasmas que ocupan una gran casa deshabitada en el lago Riñihue. Incapaces de asimilar su condición de muertos, deambulan durante un eterno día por los pasillos y alrededores de la casa, descubriendo poco a poco las reglas propias de este extraño mundo y el motivo de su presencia.

En el aspecto netamente técnico y de producción, la película destaca muchísimo. Presenta un diseño de sonido impecable, dirección de arte, ambientación y fotografía bien logradas. Las locaciones naturales escogidas donde predomina la magnificencia del color verde son como un cuarto personaje. Pero el punto débil es su guión, que muchas veces se da vueltas en lo mismo, donde la historia parece ir en dirección a ninguna parte. Hay que destacar que es el primer trabajo de Simón Vargas como director. Su estreno en salas nacionales se desconoce por completo. Quizás solo se exhiba en festivales de cine.

 

 

CALZONES ROTOS

Director: Arnaldo Valsecchi

Elenco: Gloria Münchmeyer, Catalina Guerra, Patricio Contreras, Consuelo Holzapfel, Marcela Medel, Alessandra Guerzoni, Julio Jung, Jorge D’Elía, Bárbara Ruiz-Tagle, Iván Álvarez de Araya, Nicolás Saavedra, Pablo Schwarz, Maira Bodenhöfer, Magdalena Müller, Annie Fink, entre otros.

En una gran casona de hacienda, insertada en los valles chilenos, viven una familia sólo de mujeres: Matilde (Münchmeyer), la matriarca, sus tres hijas solteras (Holzapfel, Medel y Guerzoni) y la más joven, una adoptada (Ruiz-Tagle). En su lecho de muerte, la anciana le confiesa al cura (D’Elía) del pueblo haber asesinado a su marido, reviviendo así el pasado que condicionó la vida de estas mujeres.

Fue una gran sorpresa este filme, que en junio se estrenó en Argentina (se trata de una co-producción entre Chile y el país trasandino), ya que al igual que “Dry Martina” es una historia llena de humor negro, divertida, encantadora, con toques de melodrama y situaciones criollas que pretenden parodiar las costumbres del campo chileno, a mediados del siglo XX. El elenco mayoritariamente femenino está bien seleccionado y se complementa armónicamente. Aquí brillan Gloria Münchmeyer y Catalina Guerra, madre e hija, interpretando el mismo rol protagónico en distintas épocas.

 

Pablo Carrasco Sáez