Los enemigos imaginarios

Esta columna iba a centrarse en el recorte económico a la Cultura. No podemos hablar de eso cuando Chile arde.

Martes 22 de octubre de 2019

Nadie es ajeno. Sabemos que los últimos días han sido de protesta, tragedia física y emocional. Nuestro Presidente nos ha declarado la guerra, según él, los palos y cacerolas nos convierten en un enemigo poderoso. Mientras, el Ministro del Interior asegura que este paro nacional no interrumpirá los trámites legislativos; así que da lo mismo la gente en la calle, los cortes presupuestarios en Cultura (por ejemplo), van igual. Esto solo ensancha este acantilado en el que se ha convertido la sociedad chilena: por un lado, la política y por otro la gente que debe sobrevivir las consecuencias.

Mientras Chile arde, el presupuesto de cultura bajará en un 30%, lo que deja a la producción cultural, espacios culturales, creación y otras instancias en el limbo de la inestabilidad laboral y la materialización de las ideas.

La actriz Paulina García lo explicó muy bien en este video viral:

 https://www.facebook.com/SIDARTESindicatodeActores/videos/545572816191121/?v=545572816191121

Pero la producción creativa no para. Las imprentas siguen trabajando, las películas ganando festivales internacionales, los teatros estrena nuevas obras, la gente sigue creando. Ahora más que nunca, deben seguir creando para encontrar alguna respuesta o estructura que nos dé sentido. Necesitamos el presupuesto, pero esta máquina ya no la para nadie.

Ojalá fuera simple, ojalá tuviéramos un orden para reestablecer nuestra sociedad. Mientras la gente protesta en la calle, la muerte no se muestra en los medios, la represión está produciendo flashbacks colectivos de tiempos de dictadura ¿Es Piñera un dictador?

Nos falta una estructura y líderes políticos que propongan una respuesta ante este estallido de guerras imaginarias, con enemigos imaginarios pero con consecuencias y victimarios muy reales.

Hay diferencias obvias en contraste con la dictadura, pero que han significado un balance positivo: ¡redes sociales! Sabemos que se trama desabastecimiento porque apenas llega alguien a comprar toda la leche de un almacén, se sube a Twitter. Vemos todos los macabros videos de atropellos, persecuciones, disparos, gente a la que sacan de sus casas en medio de la noche para sembrar el terror como en dictadura. Twitter es mejor que todos los medios, Facebook es mejor que todos los medios, Instagram es mejor que todos los medios. Si no podemos contar en los políticos ni los rostros de televisión, sabemos que podemos confiar en nosotros mismos.

El problema es que no podemos contar con los políticos. El primero que venga con una solución y contrapropuesta a esta guerra imaginaria se convertirá en mesías. Por ahora, a mantenernos unidos y a recuperar la libertad que se nos ha quitado.