¿Necesito ver Animales fantásticos: los crímenes de Grindelwald?

De seguro los fanáticos de Harry Potter, ya decidieron agolparse en las salas para ver “Animales Fantásticos”.  Pero para el resto de muggles, es posible que todavía conserven dudas para decidirse a ver este segundo episodio que trae de vuelta a un personaje tan querido como Dumbledore. ¿Merece la pena esta película?

26 de noviembre de 2018

 

Aquí te ayudaremos con un poco de información para que nadie se lleve malas sorpresas. Como primer elemento, destacaremos que es una secuela muy secuela…

Sin entrar en algún tipo de spoiler, quienes estén pensando en aventarse a las dos horas y cuarto que dura la película, deberán saber que Los Crímenes de Grindelwald es la continuación de la historia que conocimos en el 2015 protagonizada por el zoólogo mágico Newt Scamander ambientada en los años veinte. Pese a que pueda sonar un tanto redundante, no está de más recordar que esta película es una secuela, pese a que la primera aventura pareció terminar de forma auto conclusiva (algo así como las películas de la primera saga que, individualmente son bastante disfrutables, aún sin conocer completamente el hilo de la saga). Pero a los pocos minutos de proyección, nos podemos dar cuenta que las distintas tramas que aparecen son continuaciones de lo que vimos en el 2015. Por ello, será de vital importancia no solamente haber visto la primera película, sino que además tenerla un tanto fresca en nuestra memoria, para no perdernos dentro de los múltiples detalles y estar al tanto de las relaciones que mantienen los personajes.

La misión de Los Crimenes de Grindelwalt es obrar de puente para la confrontación que ocurrirá en la tercera parte de Animales Fantásticos, de manera que mantiene al mismo grupo de personajes principales, más la aparición de dos sujetos importantes, como el querido Albus Doomboldere y el peligroso mago oscuro Grillert Grindelwalt.

Podría decirse que uno de los grandes problemas de la cinta es que desplaza casi totalmente la acción y los enfrentamientos para las siguientes películas. En esta película, la antesala a un conflicto mayor, podemos ver como los personajes tomaran bando y cuales es realmente su interés. Se descubrirán secretos y ocurrirán traiciones

Todo esto enmarcado en un entorno, a veces, sobre dramático y que no sucede dentro de las ensoñaciones mágicas que nos ha dado la saga. Más bien, los momentos más significativos se dan en conversaciones y serán revelaciones sobre el mundo mágico que sorprenderán al más avezado conocedor de Harry Potter. Además hay apariciones especiales y muchos guiños a la primera saga. De manera que es una película por sobre todo recomendable para los fanáticos acérrimos, que de seguro gozarán con múltiples referencias.

Es una película disfrutable, sobre todo para aquel que se encantó con la primera parte de Animales Fantásticos. No se puede mirar a menos la intención de crear un mundo mágico funcional que tenga lógica en su totalidad y no solamente  encerrado en las paredes de un castillo. Es una propuesta ambiciosa, pero que lamentablemente no tiene el mismo impacto, o quizás, ya no desprende la inspiración que sentíamos viendo La Piedra Filosofal o La Cámara de Los Secretos. El tono de la película es oscuro, similar a Las Reliquias de la Muerte parte 1 o al Principe Mestizo, cuando ya la amenaza de Voldemort parecía consumirlo todo, solo que en Los Crimenes de Grindelwalt esta desesperanza no parece justificarse tanto. Grindelwalt es un personaje con potencial pero hasta el momento está lejos de alcanzar la villanía de uno de los mayores antagonistas del cine moderno, como lo fue Voldemort. La gran escena de Grindelwalt ocurre al final, quizá es el mejor momento de la cinta, pero aparece muy tarde, lo suficientemente tarde para dejarnos con la duda de si realmente se justificaron las dos horas previas, que pueden hacerse un tanto tediosas.

Ya en la mitad, la película se desordena, complejizándose demasiado al intentar contar historias que no lo necesitan, agregando giros forzados solo para crear impacto, en busca de generar un momento que haga recordable la película. Sobre todo la historia de Creedence, el personaje interpretado por Ezra Miller, quien no pareciera tener un rol completamente asignado dentro de la historia, y se la pasa dando vueltas sin encajar completamente. Es de esperar que en las siguientes entregas tenga una identidad más definida y se convierta plenamente en un héroe o  villano.

En conclusión, es una película especialmente recomendable para los seguidores de Harry Potter, dado que es una buena expansión de su mundo, sumando una abundante lluvia de referencias y guiños a personajes y elementos ya conocidos. También será una buena continuación para quienes vieron la primera parte de animales fantásticos y se engancharon con sus personajes e historia, y prepara el escenario para los grandes enfrentamientos que están por venir.

No recomendaría la película a aquellos que no disfrutaron con la saga de Harry Potter y a quienes no vieron la primera parte de Animales Fantásticos, o si esta no los atrajo lo suficiente. Y es que la película está bastante lejos de ser perfecta y peca en su intermedio de aburrida y redundante.