Sobre la música

Hay algo que no logro entender aun en mi vida ¿Por qué la gente odia otros estilos de música? Cuando a su vez dicen cosas como: “No puedo vivir sin música” o “Siempre estoy escuchando música”.

Jueves 06 de septiembre de 2018

Es una tendencia lamentable hoy por hoy, se ve en los comentarios en páginas musicales o en YouTube, en cosas como: “Gracias a Dios que viví en la mejor época de la música” o “La música de hoy es una mierda”, y por último, el ya clásico: “Muerte al… (rellenar con reggaetón, trap, pop o cualquier género musical que no sea tu favorito)”. La tolerancia se ha perdido incluso en algo que no hace más que dar alegría y placer.

Yo solía ser cerrado de mente en cuanto a la música, no escuchaba más que lo que realmente me gustaba. Me acuerdo una vez en la Media, en que un día estaba escuchando a los Ramones y un compañero “punk” (de esos militantes que venden “fanzines” y creen que están en este mundo para evangelizar la palabra de Johnny Rotten) me dice de la nada: “Voh no podí escuchar a los Ramones, facho c$#”ao” (quise acercarme lo mas posible a las palabras actuales que utilizó). Nunca he logrado entender el por qué el epíteto de “facho” si nunca he demostrado tendencias políticas hacia ningún lado. Bueno, claramente lo dijo con tono de insulto, como si la música punk le pertenecía sólo a él, y a nadie más.

Al tiempo después descubrí que el vocalista de Bad Religion (una de mis bandas favoritas de la vida) en sus ratos libres es un Doctor en Historia de la Ciencia. Él escribió años atrás un manifiesto de lo que significa ser punk, y uno de los puntos que hace referencia, y que más me quedó grabado es el siguiente:

PUNK ES: una creencia que este mundo es lo que nosotros hacemos de él, la verdad viene de nuestro entendimiento de cómo funcionan las cosas y no de apegarse ciegamente a preconcepciones de cómo deberían ser.

Con el tiempo comprendí que las cosas no van a dejar de existir por el simple hecho de que las odie o no me gusten. Esas cosas a pesar de no gustarme me enseñan sobre la vida y experiencias de otros. Los escritores Beat de los ’50 fueron fuertemente criticados en su momento, en especial Allen Ginsberg y William Burroughs que usaban imágenes fuertes en sus escritos para la época. Al final del día te mostraban realidades que no eran las tuyas, mostrarte un mundo el cual por instinto humano a lo mejor sentías curiosidad, pero nunca te atreverías a conocer en carne propia.

Desde ahí en adelante dejé de tratar de cambiar mentes, dejé de evangelizar la “buena música”, con que debiese escuchar la gente y que no. De hecho, en ese momento paré de leer críticas con notas o estrellas.

No sé si han leído la revista Rockdelux, es una de las mejores revistas musicales que hay en el mercado. La gracia es que las reseñas de ellos no tienen notas ni estrellas, ni ningún tipo de calificación.

Te dan su opinión al respecto y de paso de alguna manera te invitan a experimentar el disco de manera personal. Al final lo que importa es si te gusta a ti, y nada más.