Teatro en latinoamérica: la importancia del convivio

Actualmente la migración es un tema que dejó de ser indiferente en nuestro país. Sin embargo la intolerancia pareciera ser un ingrediente que acompaña a este fenómeno que está presente en todas las culturas, pero, ¿Es un fenómeno nuevo en Chile?

20 de agosto de 2017

La migración se presenta como un acto de sobrevivencia desde el principio de las civilizaciones pues ir a otras tierras en busca de bienes y alimento era una cosa definitivamente común. Actualmente los motivos del desplazamiento no son distintos en su fondo: la guerra, la discriminación, las dictaduras, la falta educación, han sido parte de los motivos más contemporáneos por los cuales migramos de un país a otro.

En las artes, este fenómeno pareciera ser un regalo: el intercambio de culturas ha sido parte fundamental de la construcción de una identidad propia de cada país, pues podemos reconocer en las distintas expresiones artísticas la diversidad de costumbres. Un claro ejemplo de esto es el folklore, que a lo largo del tiempo ha permitido que identifiquemos sonora y visualmente cuáles son las características de cada país, región o cultura.

En el teatro hablamos de convivio, Jorge Dubatti (argentino, teórico del arte) define el convivio como el punto de partida del teatro: El convivio es aquello que se forma a partir de la reunión de hombres y mujeres en un centro territorial, en un punto del espacio y tiempo. Esto sería aquello que diferencia al teatro de otras disciplinas artísticas como por ejemplo el cine.

Pero, ¿Cómo vinculamos la migración y el convivio? 

En esta ocasión vamos a referirnos a una instancia en particular que trabaja anudando estos dos conceptos para poder ejemplificar de mejor manera cuan importante es el convivio para valorar el intercambio de culturas del cual hablábamos anteriormente.

Este año se realizará en Chile la quinta versión del festival latinoamericano de teatro CLT, quien tiene como objetivo establecerse como una plataforma de intercambio permanente para las artes escénicas. Este intercambio se realiza con distintos países Latinoamericanos tales como Brasil, Argentina, México, Colombia y El Salvador. Actualmente está abierta la convocatoria para ser parte de este festival, donde el llamado es a directores teatrales interesados en dirigir un texto que haya sido escrito por un dramaturgo o dramaturga perteneciente a los países que fueron anteriormente mencionados. Además se practican otras actividades como conversatorios o talleres donde el intercambio se hace parte del encuentro a través de la presencia y el convivio.

Si nos remitimos al principio de los tiempos, luego de ser un ritual, el teatro de espectáculo fue más bien un arte elitista, donde se apuntaba a un público de clase alta. En nuestro país los inicios del teatro fueron de igual calidad, buscaban a través de un teatro de espectáculo apuntar a la clase media alta y alta; sin embargo, a lo largo del tiempo esto se ha ido modificando y ahora el teatro se ha ido forjando en su mayoría como un arma, una herramienta a favor de la transformación social, donde a través del convivio se dialoga con las distintas culturas, y éstas pasan a ser eje principal de creación, porque la diversidad en el arte ha ido nutriendo los distintos focos donde se busca atacar para generar impacto.

El impacto que ha tenido la migración en el arte, es la creación de nuevos lenguajes, un golpe a la globalización, el teatro es la fusión entre distintas disciplinas artísticas que radican en la creación de un universo de ficción por el cual el espectador navega, saliendo con preguntas y no con respuestas, generando movilización versus la quietud que trae ser espectador.

En algunos casos, luego de las funciones, se genera un conversatorio, que es una práctica que busca el intercambio entre los actores, dramaturgos y directores con los espectadores, de esta forma se genera un espacio reflexivo sobre la obra donde todos los participantes del convivio se relacionan entre sí, de este modo se genera una puerta a nuevas reflexiones y se rompe con lo elitista del teatro como un espacio jerárquico donde se posiciona a los actores de un lado y el público del otro.

Los conversatorios son un espacio nutritivo para el teatro, que ha tomado más fuerza con el paso del tiempo y es una costumbre que se ha masificado durante los últimos años, incluyéndose en distintos encuentros como lo son los festivales de teatro, encuentros artísticos o ferias de arte.

El intercambio de culturas así como el teatro generan participación activa y esto nos permite articularnos como seres o ciudadanos conscientes, y así mismo, seres empáticos y empoderados capaces de cuidar al hermano extranjero, convivir con su cultura y ser respetuosos con todo los espacios que habitamos, para así construir un entorno mejor.