The Strain: Del papel a la pantalla chica

the-strain.title

The Strain se exhibió en primera instancia como un libro compuesta por una trilogía, “La Trilogía de la Oscuridad”, hace poco más de 4 años, coescrita por del Toro y Chuck Hogan, la que luego tuvo una adaptación a novela gráfica, y en el año como serie de televisión.

Esta serie se presenta como una historia de terror, drama, mitología y ciencia ficción. Basada en el vampirismo, pero muy diferente a la mayoría de las adaptaciones “chupasangres” que han aparecido en el último tiempo, este trabajo es algo más fresca, tratando esta temática como una enfermedad, transmitida por parásitos, y en donde una vez infectado es imposible revertir el proceso, el cual transforma la anatomía de los huéspedes, otorgándoles una especie de aguijón, como las que Guillermo del Toro trabajó en “Blade 2”.

El argumento de esta historia comienza con el arribo de un avión al aeropuerto de Nueva York, pero que después de haber aterrizado no presenta ningún signo de actividad  dentro de él, es más, está frío, como un animal que lleva horas muerto. Debido a este silencio sepulcral y a la incógnita de lo que puede haber dentro de éste, es que el Dr. Goodweather de la CDC (Centro de Control de Enfermedades) hace su entrada en escena, quien junto a su compañera de trabajo, Nora, tiene el primer contacto de esta nueva enfermedad, la que aparentemente acabó con la vida de 200 pasajeros, y sólo dejó a 4 con vida.

the-strain

Además de ello, el avión transportaba un antigüo ataúd tallado, el que desaparece en extrañas circunstancias, horas después de que se había descubierto. Para agregar mayor drama, uno de los aliados humanos de los vampiros, contrata a un hacker, quien logra romper internet en toda la Gran Manzana, dejando toda la ciudad en la más completa oscuridad, sin que nadie en el mundo pudiera saber lo que ahí estaba pasando. De ahí en adelante todo es un espiral vertiginoso que conduce a lo que sólo puedo describir como un escenario apocalíptico, que se viene gestando desde tiempos de la Segunda Guerra Mundial, e incluso de eso, debido a un quiebre en un pacto de paz entre los 7 antigüos vampiros ancestrales.

Debo decir que hace mucho tiempo que no me atrapaba tanto una historia, pero de la mano de del Toro y Hogan simplemente me devoré las novelas y la primera temporada de la serie, en donde sólo en casos puntuales puede decaer, pero que en líneas generales es una de las mejores producciones que he visto en los últimos años, con personaje entrañables, como Abraham Setrakian, un caza vampiros judío, quien conoció a la maligna cepa cuando era prisionero en los campos de concentración nazi, para luego pasar su vida buscando su exterminación hasta que le quitaron lo que más quiso. Ephrain Goodweather, doctor que trabaja en CDC, padre, ex alcohólico y trabajólico, quien tendrá mucho que perder a lo largo de la historia. Vasily Fet-uno de mis personajes favoritos-, interpretado por Kevin Durand, representa a un exterminador de ratas en la ciudad, y es de los mejores preparados para los acontecimientos que se avecinan. O Gus, un chicano, que siempre ha vivido al margen de la ley, y ha estado en la cárcel por sus “líneas de trabajo”, pero que tendrá una forma de reivindicarse y sacar utilidades de la situación. Por último, tengo que hacer mención a las fuerzas de elite de los antigüos, un grupo de entrenados vampiros, los que buscarán volver el orden preestablecido.

The.Strain.serie

Para quienes ya han tenido el deleite de ver esta maravillosa serie, sólo puedo decirles que lo que se viene el 2015, los dejará queriendo más, presentando una Nueva York, una semana después del arribo del avión, en donde la ciudadanía ya está más cociente de la pesadilla que ha sido esta infección, y que se ha preparado con grupos armados en contra de los vampiros. La trama se centrará en la búsqueda del viejo manuscrito que tiene la clave para destruir a esta terrible epidemia.

 Cristóbal Cárcamo

@cristobalcaras