apollo_11
El 20 de julio de 1969, la Misión Apolo 11,  compuesta por los astronautas Neil A. Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins fueron los primeros en alunizar en la superficie lunar, o al menos esto nos aseguró la NASA. Según ella en Houston a las 15:17 del 20 de julio de 1969, el Eagle reposó sobre la superficie lunar. En el momento del contacto, el motor  sólo  poseía unos 30 segundos de combustible, alunizando a 38 mts. de un cráter de 24 mts. de diámetro y varios de profundidad, Apolo 11 había completado su misión. Sin embargo hay quienes sostienen que es probable que el hombre nunca alunizó, y sólo fue un  muy buen montaje. He aquí en que hay quienes piensan que es demasiado cinematográfico y perfecto para ser real.
Según el periodista y escritor español, Santiago Camacho en “20 Grandes conspiraciones de la Historia”,  existen autores polémicos como Bill Kaysing,  Ralph René, David Percy y María Blyzinky los cuales afirman que las misiones Apolo fueron un elaborado fraude. Por ejemplo, David Percy, prestigioso fotógrafo británico de la Royal Photografic Society, declaró ante las cámaras de la Fox: “(…) que nuestra investigación sugiere que las imágenes de los alunizajes del Proyecto Apolo no constituyen un registro verdadero y exacto. En mi opinión, las fotografías del Apolo fueron falsificadas. Muchas de las imágenes están llenas de inconsistencia y anomalías.” A su vez, María Blyzinky, directora de astronomía del observatorio de Greenwich (Londres), señaló que a falta de una atmósfera que entorpezca el paso de la luz; en la Luna las estrellas deberían ser totalmente visibles y aparecer a la vista con un brillo considerablemente mayor que en la Tierra. Pues bien, en las imágenes tomadas por los astronautas el problema no es que se vean muchas… sino pocas; en realidad, no se ve ninguna estrella. Resulta desconcertante que con la cámara Hasselblad, la cual estaba adaptada para esas condiciones, no fuera capaz de inmortalizar los paisajes lunares.
 
Figura N 4. Una roca simulada y fotografiada con la letra “c” que mas tarde sería borrada y editada.
Sobre esto, da otro punto de vista Ralph René, un hombre al que su espíritu inquisitivo le ha permitido darse cuenta de algunos detalles que pasaron inadvertidos para millones de telespectadores: “¿Cómo es posible que la bandera se mueva- se pregunta este ingeniero norteamericano de 48 años- si no hay atmósfera ni viento en la Luna?”, en definitiva para Bill Kaysing escritor estadounidense, la NASA, actuando en estrecha colaboración con el mayor cuerpo de la inteligencia militar estadounidense, la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA), habría organizado una operación secreta que, según Kaysing, fue denominada Apollo Simulación Project (ASP).
Las tomas falsas habrían sido rodadas en la base Norton de la Fuerza Aérea, en San Bernardino, California: “Allí contaban con más y mejor equipo técnico y humano que todos los estudios de Hollywood juntos”, explica Kaysing, añadiendo que el hombre encargado de tan peculiar rodaje no fue otro que el afamado director de cine Stanley Kubrick, cuya épica película de 1968, “2001: una odisea del espacio” impresionó a los oficiales de la NASA, hasta el punto de decidir ponerlo al mando de la parte técnica de la operación.
                                                                Supuesto video en que se aprecia la caída de unos reflectores.
En síntesis, existen muchos retractores como defensores del alunizaje,  pero a mí modo de ver la Misión Apolo 11, significó  un periodo de rivalidad entre Estados Unidos y la URSS, que dominó por completo el escenario internacional de la segunda mitad del siglo XX, siendo éste un instrumento que posicionó a Estados Unidos, en la cúspide del poder económico y tecnológico.