Si pudiera darle hijos a Edgar Wright lo haría, claramente hay varios impedimentos. pero no nos entrampemos en detalles. A Edgar lo sigo desde que me voló la cabeza en “Shawn Of The Dead” y su particular visión de una “zombie dramedy”

11 de agosto de 2017

Desde ahí no ha hecho más que sacar éxito (Hot Fuzz) tras éxito (Scott Pilgrim Vs. The World). Películas que nunca tuvieron un estreno oficial en el país. Los que conocen a Edgar Wright es solo por el fenómeno del boca a boca extremo.

Se suponía que su gran salto a la fama, sería la adaptación de Ant-Man, el personaje de Marvel, no obstante, por problemas creativos con la casa de cómics, desecharon a Edgar y terminaron usando a otro director. Pero, según el mismo Wright esto fue el impulso que necesitaba para crear algo más original. De ahí nace “Baby Driver”

La película parte con una persecución posterior a un asalto de banco. La escena esta disponible en youtube desde hace meses (la película lleva un buen tiempo estrenada en EE.UU) y muestra cuan bien Wright tiene la idea de música+imagen, por momentos superando al maestro Quentin Tarantino. El personaje principal se mueve por las calles de Atlanta con “Bellbottoms” de The Jon Spencer Blues Explosion de fondo. Te mete en el auto con Baby.

Algo que también hace a Edgar Wright superior al resto son sus transiciones. La escena inicial de los créditos está llena de pequeñas referencias a la canción que Baby esta escuchando en su iPod (Harlem Shuffle de Bob & Earl) palabras de la canción van apareciendo pintadas en la pared, en un cartel pegado en un poste, en autos, en la calle… Wright sabe lo que hace y lo hace con cariño siempre.

Aunque por cada paso correcto, suelen haber pasos en falso. Por muy bien que Edgar pueda hacer ciertas cosas, algunas van a fallar. El guión, las transiciones, la dirección son excelentes, pero de repente algunas cosas fallaban por que se sentía que tuvo que hacer concesiones con el estudio “hollywoodense”. Si bien ésta no es su primera película “grande” (“Scott Pilgrim Vs. The World” tiene esa distinción) pareciera que en ésta no tenía tantas licencias como si la tuvo en la primera. Le permitieron tener el final que él quería (se nota que es un final muy Edgar Wright) y eso se agradece.

Puede ser subjetiva mi opinión teniendo en cuenta que soy un fan acérrimo de Edgar Wright. Si eres fan de su trabajo, te va a gustar mucho Baby Driver. Si no conoces al director, es una muy buena introducción a su obra, una especie de “Edgar Wright 101”

 

Ignacio Cifuentes