Cuando pendejo solía ver harta TV. Me acuerdo de llegar en la tarde y ver Dos Mujeres, Un Camino con mi hermano en el nuevo canal Megavisión…

25 de octubre de 2017

No me olvido de mirar Moonlighting y Remington Steele en el Canal Siete. Siempre veíamos algo juntos pero cuando él entró a la Educación Media se fue a otro colegio, por lo que salía más tarde, y yo me iba como siempre a las 2 de la tarde. Mi viejo contrató VTR Cablexpress, que en un comienzo sólo era Cablexpress y por esa época estrenaron un canal nuevo, Nickelodeon.

La programación de ese canal era perfecta. Llegaba y daban Clarissa lo explica todo, Las Aventuras de Pete & Pete, Las Aventuras del Templo Perdido y Le Temes A La Oscuridad y después varios tipos de monos animados como Hey Arnold y La Vida Moderna De Rocko. Ver tele era un ejercicio que comenzaba desde las 2 hasta las 5 que llegaba mi hermano. Todos esos shows eran míos, no los compartía con nadie. Yo me sumergía solo en esos mundos y eran mi gran secreto.

El show que más destacaba era para mí eran Las Aventuras de Pete y Pete. La historia de dos hermanos con el mismo nombre, los diferenciaba el hecho de que uno era “Big Pete” y el otro “Little Pete”, pero eran diametralmente distintos. Uno tenía 15-16 años, el otro 10 o12. Estaba el más cerebral, y el otro que era más emocional, pero por muchas diferencias que tuvieran, eran hermanos y como ellos, peleaban, se querían, se aconsejaban y se ayudaban.


Uno de los aspectos más geniales de la serie era que no era convencional. Había aspectos bien surrealistas. Un capítulo hablaba de como el vendedor de helados había desaparecido un verano y se dedicaban a buscarlo. Otro episodio trataba sobre la angustia que producía en la gente del pueblo un teléfono público que llevaba 27 años sonando. Recuerdo uno en que hablan de como uno podía viajar en el tiempo el día que se cambia la hora de invierno a la de verano, y en otro se dan cuenta que tenían un compañero que podía ser un extraterrestre por que las ondas que transmitían un partido de fútbol americano famosísimo había llegado hace poco al planeta de ese compañero nuevo. Eran historias por decirlo menos, especiales y únicas.

Pero lo más notable era la música. Siempre fue un factor especial en la serie. Aparecieron como invitados músicos como Michael Stipe de R.E.M, Kate Pierson de B-52s y el padre de uno de los personajes secundarios era el mismísimo Iggy Pop. Pero eso no es todo, los creadores reclutaron a uno de los músicos más subvalorados de la costa este norteamericana, Mark Mulcahy de Miracle Legion, para que hiciera canciones incidentales para la serie. Lo que comenzó como una idea pequeña terminó transformándose en un disco que 3 años después de que la serie se acabara vio la luz. Tuvo un lanzamiento limitado y hoy es un objeto de alto valor. Son 12 canciones del más perfecto jangle pop que puede existir.

Hasta el día de hoy escucho Hey Sandy y me transporta a esos días donde la única preocupación era llegar temprano para ver tele toda la tarde. Buenos momentos, buena música, buenos recuerdos.

Te dejamos con el link de la canción acá: