imagen 2

 

La nueva propuesta teatral de la Compañía Caracoltre, escrita por Enzo Ferrari muestra simpleza y destreza en el montaje, dando atmósfera y consistencia a esta comedia de humor negro llamada “Cárcel de Arrugas”.

La obra comienza con una celebración eufórica del anciano Nestor, por la supuesta muerte de su esposa, pues siente tranquilidad y de cierta manera libertad para leer el diario sin interrupciones, hasta que claro llega su esposa Norma. Ya esta primera escena da cuenta del problema central, que es el vencimiento del amor por los años.

imagen 3

Para desarrollar esta idea, se dispuso de un living bastante minimalista con la presencia tan solo de un sillón, un escritorio rococó que contiene una radio y un espejo. El sillón simboliza el refugio, es el lugar donde los personajes se protegen de los problemas y buscan mantenerse aislados en su personalidad; el espejo muestra la triste realidad de los sueños pasados y el presente de arrugas, vejez y deterioro; hasta que finalmente aparece la radio, que es una suerte de catarsis, donde los protagonistas se olvidan de los preocupaciones y por un momento vuelven a ser felices, bailan y se reencuentran con la alegría, aunque sea por breves minutos.

Sin dudas estamos frente a un montaje de calidad que facilita el desenvolvimiento de los personajes, estableciendo como aspecto central la relación de Néstor con su esposa Norma, es como si ambos fuesen dos partes de un mismo personaje: abatido por deterioro del amor y la vejez; Néstor representa el brazo abatido, desesperanzado, monótono y sin ganas de vivir; mientras que Norma es la esperanza, los recuerdos pasados y los deseos de volver a sentir. La actuación de Mauricio Quezada como Néstor es sólida, muestra plena soltura y una interesante destreza gestual, aplicada con moderación y seguridad. María Sánchez francamente sorprendió con su interpretación de Norma, encarnando a la perfección el deseo de vivir versus el inmenso peso de los años.

imagen 2

Finalmente, se incluye un mormón representado por Valentina Curia, quien cumple la función de remover este mundo estancado y es quién permite que se vayan desencadenando la trama, actuando como un confidente, y ayudando a que emerjan las angustias. Este mormón, en sí mismo, es una contradicción, pues poco a poco se va desfigurando y emerge su verdadera personalidad, la que da cuenta del clasismo y homofobia, que tienen los personajes y más ampliado, que tiene toda la sociedad chilena.

Sin dudas estamos frente a una obra interesante y muy recomendable para ir a visitar, es una comedia de humor negro, llena de sorpresas, con momentos de angustia y también con catarsis de alegría. Esta propuesta teatral da cuenta de un buen progreso del actor y escritor Enzo Ferrari, pero, a título personal, considero que es interesante antecedente para su próxima producción, en la que podría dar un salto cualitativo.

 

Montaje:
CIA TEATRAL CARACOLTRE

Genero:
Comedia negra (y bien negra)

Duración:
40 min.

Personajes y sus intérpretes:
Ernesto:                                    Por Mauricio Quezada Mendoza
Norma:                                      Por María Sánchez
Mormón Henry y Johnattan:     Por Valentina Pilar Curia Sedaca

Técnico:
Nicole Jerez

Dramaturgia:
Enzo Ferrari Ecais

Grafica:
Daniel ILasha Gonzalez
Esto lo efectuaremos en ESPACIO INFINITO, ubicado en Calle Esperanza #536 esquina Catedral -a pasos de metro Quinta Normal y Cumming-

A sólo $2.500 entrada general

4-11-18 y 25 de octubre a las 19.00 hrs

Reserve sus entradas al mail:
ciateatralcaracoltre@gmail.com