Me siento extraño escribiendo sobre esta película, ya que claramente dista del estilo del cine que he venido criticando en esta noble labor que vengo realizando para este medio, hace ya casi un año. Pero mis jefes quieren visitas, y yo, fiel empleado, se las daré al más puro estilo del irreverente antihéroe de traje rojo.

24 de mayo de 2018

Siento que es pertinente aclarar que Deadpool 2 no es el tipo de cine que normalmente escogería para consumir, como también debo reconocer el innegable impacto y repercusión que este rebelde arlequín, tan políticamente incorrecto como carismático, ha conseguido con su filme alrededor del mundo. El fenómeno Deadpool está en todos lados, y esto no es gratuito. Acá hay varias cosas que se han realizado a la perfección.

El personaje encarnado por Ryan Reynolds tiene un súper poder que es increíble, y no me refiero a su incapacidad de morir, me refiero a que siempre sabe donde está, vive bajo sus propias reglas y es capaz de romper la cuarta pared a su antojo. Él sabe perfectamente que es el protagonista de una película y sabe diferenciar cuándo está dentro de ella y cuando no. Esto permite que él pueda vendernos su propio largometraje con un descaro que sólo este personaje podría conseguir sin volverse molesto y manteniendo la gracia. Deadpool es un genio del marketing y no ha tenido vergüenza alguna en bombardearnos con publicidad, estando tan consciente de ello, que mientras lo hace, no deja de burlarse de sí mismo. Deadpool es un incorregible.

Deadpool no tiene resquemor alguno en burlarse de sus “colegas” superhéroes y hacer tantas referencias que, por no ser un fanático de este género, hay varias que he tenido que averiguar con San Google (sí, un profundo trabajo de investigación, mis jefes estarán orgullosos). Deadpool se mete con la cultura pop, y apuesta a ser una “mofa” que constantemente crítica a este género que tantos frutos está dando, como lo es el de superhéroes. Pero sabemos que Deadpool entra en este género y que comparte universo con varios de los que son objetos de sus ácidos sarcasmos. Pero Deadpool se ha encargado de marcar un estilo único que lo ha diferenciado del resto. Deadpool es estilo.

Sólo he comentado sobre el personaje y el marketing realizado y aún no he escrito nada sobre el filme, y ya tengo que pensar en terminar (me pidieron que los artículos no fueran tan largos). Ahora, esto tampoco es gratuito, tiene un gran porque, Deadpool es más grande que sus propias películas. No nos importa en què historia veamos a Deadpool, nosotros al ver la secuela de este enmascarado con trajes de spandex, esperamos ese estilo que lo ha hecho único, esa comedia sin miedo y sin vergüenza, el desenfado del protagonista que puede estar pasando por un infierno, pero que no va a perder su sentido del humor, esa acción vertiginosa y un ritmo asfixiante, un estilo de dirección que aporta a la comedia e irreverencia del filme. Con “Deadpool 2” todo esto lo obtenemos y puede que haya superado a su antecesor.

La historia en sí es algo genérica y la verdad es que no tiene nada de especial, incluso a ratos cae en lo cursi y cliché, pero, como he venido diciendo en todo este artículo, Deadpool 2 tiene sus propias reglas y logra que esta cursilería funcione. El gran merito de los guionistas está en la inteligencia puesta en la infinidad de chistes del filme, y en la gran capacidad de romper la cuarta pared, asunto que funciona muy bien y se hace muy refrescante al verlo. (Sabemos que esto es una película y no te lo vamos a ocultar).

La dirección de David Leitch es perfecta para lo que se necesita, las actuaciones están en el punto justo que debiesen estar, ni más, ni menos, destacando obviamente a Reynolds que le han dado el papel de su carrera, y se nota que lo sabe y lo está disfrutando. Finamente Ryan ha sido un ingrediente clave a la hora de hacer funcionar este asunto. Es necesario mencionar la inclusión de Josh Brolin en el elenco que aporta peso, experiencia y toda su calidad.

Tengo que terminar ¿La recomiendo? Sí, es original, es entretenida, es muy cómica, es valiente y fresca. Este equipo está haciendo bien las cosas. Veamos cuanto logra durar este fenómeno.