I never wanted to write these words down for you with the pages of phrases of all the things we’ll never do

Nunca quise escribir estas palabras para ti con las páginas de frases de todas las cosas que nunca haremos

Temple Of The Dog – Say Hello 2 Heaven

23 de Mayo del 2017

En los 90 yo era un pendejo que escuchaba sólo lo que salía en la radio, es decir todo lo pop que esa década entregó.

Luego llegó el año 2000 y me cambié de colegio. Varios compañeros tenían sus gustos marcados y me uní al grupo de los que escuchaban “punk”. Aparte estaba pasando por un momento donde me sentía solo porque mi hermano se había ido internado y ya no lo tenía al lado mío todo los días. Lo único que me unía a él diariamente era escuchar la música que escuchaba, el grunge. Ese mismo año comenzé a amar la música.

Primero fueron Pearl Jam, Bad Religion, Alice In Chains, NOFX, Nirvana, Millencolin y Soundgarden. Entre mis amigos nos intercambiábamos cassettes piratas con los discos de esas bandas y, por mi lado, también buscaba más música. Meses y meses de solo escuchar esos grupos. Para esa época ya no escuchaba radio, porque había encontrado el sonido que hablaba directamente a mi corazón. 

Un día, tal como el jueves pasado, recuerdo que estaba lluvioso y helado, me prestaron un CD de una banda que no tenía idea que existía. Recordemos que antes dependías de las revistas y del boca a boca para conocer bandas nuevas. En esa ocasión me dijeron: “Oye, si te gusta tanto Pearl Jam y Soundgarden, supongo que has escuchado a Temple of the Dog? Mi respuesta fue: No, qué es eso?

Al llegar a mi casa, por supuesto que lo primero que hice fue poner el CD. Me voló la cabeza…era hermoso.

Es un jueves 18 de mayo de 2017, hay una lluvia copiosa en Santiago. Tal como ese día, mi hermana (que también fue instrumental en mi amor por la música), me cuenta que se había muerto Chris Cornell, sí, ese mismo de Soundgarden, Audioslave y Temple Of The Dog.

Recuerdo que cuando murió Kurt Cobain entendía el peso de su muerte, pero no me golpeó porque no me sentía parte de esa generación. Después con Layne Staley pensé que había muerto en la suya. Pero con Cornell me golpeó diferente.

Han pasado hartas horas y aún no sé como expresarme. Supongo que esto es lo primero que puedo hacer, pero todavía me duele.

Ignacio Cifuentes

Twitter: @heybarto