Don_vito_corleone
Vito Corleone:
“Toda mi vida he estado luchando por no ser una marioneta movida por los hilos de los poderosos”
Escena de la película El Padrino.
 
  
Desde que la mafia pasó a ser un atractivo campo en donde se inspiraron novelas y películas, esta entidad se hiso conocida, como atreves de la obra del escritor estadounidense de origen italiano Mario Puzo “El Padrino” la que unos años más tarde será llevada al cine con este mismo nombre, se le encargará la tarea al cineasta Francis Ford Coppola dar vida a unos personajes que pese a que son de ficción, sus actitudes y faenas se asemejan a individuos de la mafia, los cuales han sido estudiados, biografiados, analizados y psicoanalizados en su contexto y entorno social. Pero de dónde y cómo surge la mafia y cuál es su funcionamiento. Eso es lo que  trataré de explicar en este artículo.   

 
Según el profesor de sociología de la Universidad de Oxford, Diego Gambetta, la mafia fue originalmente un fenómeno del sur de Italia, y en especial en la isla de Sicilia cuando  en el siglo XVIII la corona española de los Habsburgo aplicaron políticas deliberadas de “divide y vencerás”. Esto produjo que la sociedad bien estructurada y cementada quedase socavada y destruida por un estado monárquico que no brindaba seguridad, lo que llevó a que la confianza de los villanos, agricultores y artesanos puesta en las políticas  públicas fuese reemplazada en la fede privata;  reino privado poblado solo de parientes y amigos los cuales daban protección ante las agresiones e injusticias que liberadamente otros grupos o entidades cometían.  De esta manera nace el negocio de la protección privada, claro que esto no lo explica todo, porque aquella protección era brindada por los Bravi, Campieri,  Gabelloti o Guardiani quienes eran legiones de soldados romanos los que cuando vivieron el efecto de la abolición del feudalismo y la monarquía se vieron forzados a prestar o a entregar el servicio de la protección.
 
 Y es bajo este contexto, en que los nobles y la propia iglesia, al ver que sus terrenos y vicisitudes eran expropiados por pequeños agricultores, campesinos y peones, pagaron, o como algunos historiadores señalan, comenzaron su propia empresa de protección, empleando la violencia como arma de control y autoridad. De igual modo los pequeños propietarios, campesinos, panaderos y prósperos burgueses contrataron el servicio. De esta manera aquellos grupos,  se dedicaron a  supervisar transacciones, establecer los precios, dirigir subastas, garantizar la calidad, haciendo cumplir  promesas, imponiendo derechos y obligaciones.  El historiador italiano Salvatore Lupo indica que los autores del siglo XIX sobre temas de la mafia- Franchetti, Sonnino, Cutrera, Alongi- se refieren a ella como un fenómeno que, si bien fue difundido en la Sicilia occidental en general, era particularmente virulento en las zonas más acomodadas, sobre todo en Palermo y en sus prósperos alrededores agrícolas. 
 A lo largo de la historia dichos servicios se transformaron en una próspera industria formada por un conjunto de firmas que proporcionaron protección en cualquier contexto y a cualquier cliente siempre que estos mismos los consideren aprovechables. En definitiva la mafia  se define como asociaciones de guardaespaldas y sus seguidores ejercen jurisdicción en el nivel local en conjunción con la autoridad formal. Ahora bien,  desde que el negocio de la droga fue un campo lucrativo la mafia pasó en definitiva a gobernar estos campos, relacionándose con las autoridades formales y con diversos grupos de la sociedad, llevando a proteger sus intereses por medios violentos. 
 En Italia,  después de la Segunda Guerra Mundial los mafiosos protegían las grandes fincas, y  se hicieron conocidos varios grupos quienes lideraron el negocio de la protección; la Cosa Nostra, Camorra, La ‘ndrangheta y Sacra Corona Unita. Estas se caracterizaron por poseer una estructura fuertemente centralizada y jerárquica, que se distribuyeron de la siguiente manera:
1.      El Don: el cerebro de la familia, en principio dedicado completamente a la estrategia y separado de las cuestiones del día a día. Pero lo cierto es que el Don, como buen fundador y empresario moderno, se involucra continuamente en las operaciones y toma decisiones hasta en las cuestiones más nimias.
 
2.      El Consigliere: Es el hombre de confianza, el que recopila toda la información y se encarga de que se ejecuten las órdenes del Don. La coexistencia del Don y el Consigliere configura una estructura bicéfala, muy común en nuestros días. Por un lado, un directivo encargado de la visión y la estrategia, una persona que mira hacia fuera y enlaza el entorno con la organización. Por el otro, un directivo encargado de ejecutar, movilizar y controlar los recursos internos.

3.      Los caporegimes: Estos pueden considerarse como directores de unidades de negocio. En el marco de la estructura militar romana, se asimilaban a lugartenientes que reportaban directamente al Emperador o General. Los caporegime reportan directamente al Don y participan en las reuniones. Sin embargo, lo normal es que el Padrino no les dé órdenes directamente sino que lo haga a través de su Consigliere.

De este modo si los caporegime son capturados y no respetan la “omertá” (el código de silencio siciliano), el Don no podrá ser culpado de haber ordenado un delito.

 
4.       Los soldados: El antiguo ejército romano se basaba en unidades flexibles de tamaño decreciente. El centurión dirigía una centuria de 100 hombres. El decurión, una decuria de 10 hombres. La centuria se componía de diez decurias. En las familias de la Cosa Nostra, se presentaba una organización similar. Los caporegime comandaban grupos de diez soldados.  Pero no cualquiera podía ser un soldado de la familia. Al igual que los ejércitos romanos imponían ciertas condiciones para el ingreso, las familias de la Cosa Nostra sólo admitían a los “hombres de honor”
Los asociados: Algunas familias también tienen “asociados”, empleados externos que no pertenecen a la familia pero que les prestan ciertos servicios. Un caso curioso de mercenario leal, o de consultor especial en nuestras empresas, como hacen algunos lobbistas en los Estados Unidos. Los asociados se encargan de entregar cualquier tipo de información, como datos privados y públicos. 

La mafia es desde entonces una empresa que entrega seguridad acosta de sus propios intereses,  la violencia es el principal medio coercitivo, empleado como instrumento para lograr su cometido. A su vez con la violencia, a lo largo de nuestra historia han regulado los mercados y han establecido precios beneficiando a sus clientes u propietarios.