freddie_mercury
Esta semana se cumplieron los que hubiesen sido 66 años de un ícono del rock, Freddie Mercury. Vocalista de la banda inglesa Queen, Freddie fue compositor de clásicos como Somebody to Love, Don´t Stop Me Now, y quizás las más emblemática de todas, la ópera rock, Bohemian Rhapsody. En Via Sinapsis nos quisimos sumar para recordar el natalicio de una de las mejores voces de la historia del rock. Aquí un recorrido por su historia.
Farrokh Bomi Bulsara, nombre real de Freddie, nació el  5 de septiembre de 1946 en la ciudad de Stone Town, en el archipiélago de Zanzibar, hoy en día parte de Tanzania. Sus padres, Bori y Jer Bulsara, eran miembros de la comunidad religiosa parsi. De pequeño Freddie estuvo orgulloso de su ascendencia persa, y practicó junto a su familia el zoroastrismo, filosofía monoteísta proveniente de Irán y la India. Este último país fue su residencia en 1954, cuando sus padres lo enviaron al Sgt. Peter’s School en la ciudad de Panchgani. Fue ahí donde tuvo su primer acercamiento con la música, llegando a formar una banda en el colegio, The Hectics, haciendo covers de artista como Cliff Richard y Little Richard. En ese lugar también comenzó a tocar piano, versionando canciones que escuchaba en la radio para ejecutarlas más tarde en el instrumento, en aquel lugar sus cercanos señalaban su habilidad que tenía para aprender los temas con solo oírlos.
 
En Panchgani, Farrohk Bulsara, vivió con una tía y su abuela.
 Cuando Freddie y su familia se trasladaron a Inglaterra se integró al Isleworth Polytechnic en Londres, donde estudió arte. En 1969 fue parte de la banda Ibex, y más tarde se unió a Sour Milk Sea, pero ninguna de las dos duró por mucho tiempo. No obstante, Freddie Bulsara, como era conocido en aquel entonces, era fan de la banda de blues psicodélico, Smile. Este conjunto estaba formado por Tim Staffell en el bajo, Brian May en guitarra y Roger Taylor en la batería. Como seguidor de Smile en sus presentaciones, Bulsara, terminó siendo amigo de los integrantes. En palabras del vocalista: “(…) el grupo tenía muy mala suerte. A Brian y Roger les decía: ¿Por qué perdéis el tiempo con esto? Deberías hacer material más original. Deberías ser más expresivo a la hora de tocar vuestra música. ¡Si yo fuera vuestro cantante, eso es lo que estaría haciendo!” La banda se disolvió en el año 1970, luego de dos años de actividad, cuando Staffell, se unió al grupo Humpy Bong. Fue en ese momento cuando, Brian, Roger y Freddy decidieron formar Queen.
Desde un principio la idea del nombre de la banda fue de Freddie Mercury.  Para él Queen: “(…) era un nombre muy majestuoso y sonaba de manera espléndida. Era potente, muy universal, e inmediato. Tenía un gran potencial visual y estaba abierto a todo tipo de interpretaciones. Conectaba con muchas cosas, como con el teatro, era magnífico”. Para el cantante, la banda era un negocio, una organización decidida a gestionarse por sus integrantes.
 Algo que él siempre reconoció como importante en su carrera, fueron las buenas gestiones de productores y mánagers, porque era muy difícil depositar confianza. Según el músico: “Éramos muy nerviosos, muy meticulosos y exigentes. Lo que pasó con Trident, Empresas Management que llevaban dos hermanos, Norman y Barry Sheffield, nos fastidió bastante, así que nos volvimos muy prudentes y selectivos con el tipo de gente que trabajaba para nosotros. Esto motivó a que Queen se convirtiera en un grupo muy difícil de gestionar”. Estas palabras aluden a que Norman, el ex manager de la banda, no distribuyó equitativamente las ganancias de la agrupación, ello implicó que fuesen más cautelosos con quienes se asociaban.    
Queen con su formación completa. De izquierda a derecha: Brian May, Freddie Merfcury, John Deacon y Roger Taylor. 

 En cuanto a sus producciones discográficas, estas demuestran que no eran una simple banda de pop, o como habían catalogado los medios de prensa de la época, “como un producto prefabricado de supermercado”. El mejor ejemplo de ellos es A Night at the Opera, álbum de 1975, en el cual había toda clase de sonidos, desde una tuba hasta un peine. No tenían límites. Según Freddie: “(…) fue el álbum más importante para nosotros y contenía las canciones más potentes que habíamos hecho nunca. Sabía que iba a ser nuestro mejor álbum. Me quede muy satisfecho por el tema operístico. Quería ser extravagante con las voces. Queríamos experimentar con el sonido, y a veces utilizamos tres estudios. Necesitamos cuatro meses para grabar todo el álbum, de hecho el pobre ingeniero de sonido realmente la pasó mal, porque queríamos tanto volumen como fuera posible. De hecho, somos muy malos con eso. No parábamos de subir los controles y él no paraba de mirarlos diciendo: ¡Oh, no funcionara nunca!”
Queen dentro de su carrera discográfica asumió muchos riesgos, y uno de ellos fue con el disco Hot Space de 1982, que no tuvo tantas ventas, salvo el single Under Pressure, cantada a dúo junto a David Bowie, y que llegó al número uno en Inglaterra. Los años 80 para Queen son de inestabilidad. En 1983 dejan de hacer giras. Brian May lanzó algunas canciones bajo el título Star Fleet Project, en donde Eddie Van Halen, guitarrista de la banda estadounidense Van Halen,  colaboró en la canción Blues Breaker. En febrero de 1984 realizan el álbum The Works, que incluyó los hits Radio Ga Ga, Hammer to Fall y I Want to Break Free. La dinámica de la banda durante este período es expresada en palabras del propio artista: “Por separado  todos componíamos para poder meter tantas canciones propias en cada álbum. Hay un forcejeo, una avidez, una lucha constante…, lo cual es muy saludable. Lo sacamos todo y al final es muy democrático. Con esto quiere decir,  que si luchara por una canción pero pensara que no iba a ser un éxito, eso iría en detrimento mío a largo plazo de todas maneras. Así que, por ejemplo, con Radio Ga Ga 1984, yo fui el primero en decir que la canción que había escrito Roger iba a ser un muy buen punto de partida para el single”.
Luego de una de las mejores presentaciones de la banda en el concierto Live Aid de 1985, Queen lanzó el disco A Kind of Magic, que incluyó, aparte de la canción del título del álbum, Friends Will Be Friends y Who Wants to Live Forever. El año 1986 sería además del lanzamiento de estas nuevas canciones, el año de la última gira de Queen, con muchos conciertos agotados y dos noches repletos en el estadio de Wembley. Aquel espectáculo se inmortalizó tanto en audio como en video, y reflejó  uno de los mejores momentos de Queen como banda en vivo. En 1988 Freddie comenzó a evidenciar problemas de salud, sin querer enfrentar los rumores sobre si padecía de SIDA, en cambio se enfocó en trabajar en los álbumes The Miracle (1989) e Innuendo (1991). Recién el 23 de noviembre de 1991 Mercury confirma su grave estado de salud, producto del SIDA. Al día siguiente, en su casa en Kensington, Londres, Freddie muere en su hogar teniendo tan sólo 45 años de edad.
 
 
Durante la presentación de Queen en 1986 en el estadio Wembley en Londres. Queen giraba en promoción de su disco A Kind of Magic
Al margen del tiempo, Queen y Freddie Mercury significan para el Rock una fuente de influencia en donde bandas tales como Guns N’ Roses, Metallica y en pleno siglo XXI, con los británicos The Darkness, remarcan la importancia de su legado musical.  
        “No quiero ser un lastre para nadie. Me gustaría pensar que me he ido sin haber sido un lastre para nadie, y eso no es ser condescendiente. Sencillamente es algo que no quiero. Lo digo sinceramente. Me encantaría irme cuando aún esté en los más alto”