Se cierra el año y es momento para comenzar con los rankings de lo mejor de lo mejor que se escuchó en esta temporada. A continuación lo mejor para nuestro columnista Ignacio:

Miércoles 6 de noviembre

N°5  Algiers – The Underside Of Power

Pareciera que el 2017 fue el año perfecto para los que sacaban su segundo disco. Pasó totalmente desapercibido pero Algiers hizo un álbum perfecto. Lleno de oscuridad post punk con elementos góspel, los de Atlanta reclutan a Adrian Utley de Portishead para producir uno de los discos del año.

N°4  Mount Eerie – A Crow Looked At Me

Phil Elverum, el cantante y liricista de la extinta The Microphones, vuelve con su proyecto solista con un disco cargado emocionalmente. El año pasado Phil perdió a su esposa Geneviève en una batalla contra un cáncer pancreático. Es un disco conceptual que habla de la muerte y cómo sobrellevar la pérdida de alguien querido. El disco parte con un recordatorio de que la muerte es real y es algo que siempre va a estar presente, quieras o no. Es lo más cercano que puedes tener a pena embotellada, procesada y lista para consumir.

N° 3 Como Asesinar a Felipes – Elipse

Adáptate o muere ¿Qué era lo que le faltaba a Como Asesinar a Felipes? UN SAXO! Una vez que el tecladista Gabo Paillao se va de la banda para formar parte del conjunto estable de Anita Tijoux, los “Felipes” quedaron medios a la deriva sin saber cómo continuar sin uno de sus integrantes principales para el sonido característico de la banda. Siendo vanguardistas como son, decidieron darle un giro agregando un saxo a la mezcla. Entra Cristián Gallardo y los Felipes se logran reinventar manteniéndose fieles a su idea musical. Grabado íntegramente en los estudios de Billy Gould (bajista de Faith No More) sacan el mejor disco chileno del año. Punto.

 

N° 2 Lorde – Melodrama

Ella Yelich-O’Connor, también conocida como Lorde, logra superar con creces la maldición del segundo disco. De repente esperar tanto tiempo entre discos para un artista pop puede ser una sentencia de muerte, pero Lorde aprovechó el tiempo para pulir su habilidad para escribir canciones. Se asoció con uno de los midas actuales del pop. El instrumentista de fun y Bleachers, Jack Antonoff; y lanzó el que es a mi parecer el mejor disco pop del 2017. Letras que hablan de soledad y cómo sobrellevarla  y que, a pesar de todo, igual fallas.

N° 1 Julien Baker – Turn Out The Lights

Su primer disco fue un ejercicio de honestidad brutal sobre sus demonios, este año pasó de la pequeña discográfica independiente que le había dado la oportunidad, 6131, a una  con un renombre como Matador (casa de bandas como Yo La Tengo, Interpol, Belle And Sebastian y Queens Of The Stone Age, por nombrar algunos. Muchos artistas se abruman cuando dan ese paso pero no Julien. Consiguió sacar un disco aun más honesto, más certero y más cercano a sus batallas internas.

Bonus Track

Glassjaw – Material Control

La gracia del “regreso” de Glassjaw es que es eso, un regreso bien entre comillas. Glassjaw nunca se detuvo, siempre estuvieron tocando en vivo y grabando material nuevo, el tema es que fue bien parcelado. Después de su segundo álbum, Worship and Tribute del 2002, sacan tres EPs (El Mark, 2005; Our Color Green, 2011 y Coloring Book, 2011) donde dejaban entrever que la creatividad aún estaba presente. De repente tocaban alguna que otra cosa nueva en vivo hasta que finalmente sacan su tercer álbum finalizando el 2017. El regreso suena fresco porque suena a la banda, no a un intento desesperado de revivir el pasado y de vivir de la nostalgia que eso crea en los fans. Lejos el mejor regreso de una banda en años.