?????????????????????????????

Damos fin al último lugar, en este liceo en demolición, donde la democracia y libertad fueron meras falacias para mantener la inequidad”. Estos son una de las primeras frases que emergen de la obra “La Infantería”.

Estamos en presencia de una obra integral que atraviesa los géneros de la comedia y el drama, para entregar una propuesta oscura, despiadada y distópica del futuro de Chile.  El montaje está inspirado en las manifestaciones sociales del 2011, pero apuntan a las consecuencias futuras de un triunfo fascista, donde Chile, deja de llamarse así, para adquirir el nombre de Imperio Arauco Gótico de América Latina.????????

El montaje de la compañía “Colectivo la Pandilla” se apropia  todos los lenguajes disponibles, para evocar al espectador la memoria y provocar la reflexión. Luz, montaje, escenario, música, vestuario, narración; todos los elementos están cubiertos de una oscuridad lúgubre que penetra cada rincón y nos habla desde la desesperanza pero también de la protección; la luz en cambio es linterna, es vigilancia y miedo.  

El director Patricio Narváez sabe entregar su sello propio a este montaje que tiene todos los elementos que podemos exigir: presenta de un guión sólido, armonía en el montaje y en el uso de los recursos, actores convincentes y empoderados; puesta en escena que permite ir  evocando  emociones como la sorpresa, la risa, la perplejidad, el miedo, pero sobre todo la reflexión. Claramente se observa un énfasis en señalar las posibles consecuencias de un Estado más autoritario y menos ciudadano; y es ahí donde la ficción distópica se inspira y conecta con nuestro presente social.

En ese sentido, la producción muestra actuaciones sólidas, tales como la de Daniel Olivares que actúa a un profesor de teatro venido a menos, quién es tentado por niños punkyes a interpretar su última obra, inspirada en una épica antisistémica. Desde el “lado oscuro” tenemos a Marco Reyes, como Emperador, quien muestra una refinada ironía mezclada con autoritarismo, como quién se sabe dueño del poder; mientras controla a sus subordinados tales como  “la Hueona”, una militar profesional y sumamente fiel, interpretada por Deborah Carrasco. Esta relación apuntaba a cuáles son los límites del deber y el sentido incorrecto de la jerarquía que puede pasar a llevar la dignidad.

?????????????????????????????

Da gusto ver una obra tan sólida y bien preparada, cada detalle está cuidado a la perfección y va avanzando en su justo equilibrio hacia el clímax, quizás uno pudiese reparar, a veces, el tiempo de resolución de algunos nudos principales, pero más allá de eso, se observa una dirección segura del proyecto.

Al final queda una sensación lúgubre, aunque finamente equilibrada con el humor negro. Sin duda se trata de excelente  producción que agradezco que  esté  actualmente en  cartelera y muy recomendable de visitar, pues tiene ese escaso gusto de transformar el miedo en deleite a la luz de la oscuridad.

????????