Pianitos tristes, violines depresivos y cantos que rozan el llanto, serán el condimento que pasarán todo este plato y el lugar entero. Estarán por doquier. Si eres de los que caen fácil en los efectos dramáticos excesivos, te recomiendo ver este meloso “remake” turco del filme coreano del mismo nombre, con tus pañuelitos muy a mano.         

Lunes 20 de abril de 2020.

Puedes  leer esta reseña con confianza, hoy no existirán Spoilers.

Al ver el titular y la bajada de esta reseña se puede mal entender como que odié esta película y/o me estoy mofando de ella por su estilo algo exagerado, pero la verdad es que ni se acerca a eso, al contrario, logró entretenerme y en algún tramo, tenerme completamente comprometido. Ahora esto no sucedió todo el filme y en el momento que debiese ser de máxima gloria y tensión, mi cerebro ya estaba habitando otros lugares, no me atrevería a decir que aburrido, pero quizás éste interpretó que ya no estaba recibiendo nada más que pudiese aportarle, por eso dividiremos esta reseña en dos secciones, las cuales serán: El crítico “hater” y el crítico “nice guy”.

Primero seremos el crítico “nice guy” y desatacaremos todas las virtudes que hacen de esta película turca, un entretenido drama de atestiguar. Masificada al mundo por la plataforma más famosa de streaming “Netflix” este remake del 2019, del director Mehmet Ada Öztekin, tiene una serie de aciertos, no por nada se ha vuelto muy popular en corto tiempo.

Lo primero y lo mejor, es la relación y química que se genera entre los personajes, especialmente del protagonista Memo, un joven con capacidades diferentes (este siempre me ha parecido un eufemismo políticamente correcto tan extraño, nosotros lo dejaremos como inteligencia limitada) con su hermosa y tierna hija, Ova, y para mí el gran highlight de este filme y la relación de Memo con un carismático grupo de reos. Otra gran virtud es su honestidad de principio a fin, no niega nunca ser lo que es, un melodrama burdo que apunta todos sus recursos a hacer llorar al espectador, con el excesivo sufrimiento de nuestros protagonistas, un infierno que raya en lo absurdo y se coloca orgullosamente el adjetivo de exagerado en su pecho. También destacan algunas actuaciones, la del protagonista es muy buena (aunque a la larga me agoto, pero más por falta de recursos en el guion que por la actuación, aunque un actor de mayor trayectoria y peso creo que habría podido suplir), las actuaciones de los reos (en serio amé a los reos, que tipos más agradables) y el giro que da al final, a pesar de no ser perfecto, fue ese pedacito de cartón que hace que cese la cojera molesta de una mesa, no es lo óptimo, pero cumple su objetivo.

Llegó el momento esperado por la plaga oscura de los ciberlectores, el momento del crítico “Hater”. Comienzo. La película en sí, no se avergüenza de su naturaleza de melodrama de teleserie, pero a mí me agotó, el abuso del recurso de la música con tintes de escena triste de los caballero del zodiaco sobre explotada, al final perdió impacto y lo que debiese generar ganas de desangrarse en lágrimas como cantante de Maná con depresión.

Pronto el film se me comenzó a tornar un poco jocoso y torpe. Las escenas dramáticas, que son un 85% del filme, estaban tan estiradas, que la agradable sensación de tragedia bien realizada que me dejó la escena de Memo golpeando la muralla de la cárcel y su hija por fuera golpeando del otro lado, se disolviera en un absurdo que me impidió tener el mismo compromiso y tomármela con seriedad. El guion se hace repetitivo y carente de herramientas lingüísticas, quizás por las limitaciones mismas del protagonista, pero la reiteración excesiva de las mismas palabras, solo para seguir acentuando un mismo recurso que se repite a lo largo del filme “El reencuentro”; logró hacer que pierda la empatía que había logrado con nuestro héroe de esta epopeya, que se había generado en la primera parte de la historia. No quiero sonar reiterativo, pero la reiteración me mató un poquito las pasiones, porque cuando recibí y entendí la propuesta del director con este “Remake” estaba dispuesto a aventurarme a un mundo de dolor, incluso ya me preparaba para soltar una que otra lágrima.

Finalmente es una entretenida película, que se aleja mucho de ser un clásico. Pero, sí es un muy buen refresco al ya repetitivo y tan masificado cine estadounidense. La película cumple con entretener y contar una historia coherente, ser fiel a su propia propuesta y claro, emocionar, aunque su esfuerzo grotezco por lograr esto lo haya alejado un poco de su misión (para mí gusto). La recomiendo después de todo, yo al menos menos me entretuve bastante, ahora como un pequeño favor dejaré una lista de películas que me recordó  “El milagro en la celda 7” por su temática o ciertos tópicos similares que puedes ver y que son mucho mejor que esta cinta, que aprueba y no con lo justo, pero tampoco con distinción.

 

“MOTHER” (2009)

Dirigida por Bong Joon- Ho. El director de “Parasitos” nos trae un drama increíble, con giros inesperados y no forzados, un guión impecable y metiéndose en terrenos complejos de la oscuridad humana, con la historia de un joven de “inteligencia limitada” (insisto que suena mejor que el otro eufemismo extrañísimo) es acusado de un crimen contra una joven niña y privado de su libertad por esto y como su madre, hará todo lo necesario por sacar a su hijo de la cárcel.

 

“LA MILLA VERDE” (1999)

De Frank Darabont.  No diré mucho de esta ya que es un clásico que debes haber visto. Un acusado de un crimen que no cometió, está al borde de ser ejecutado y a pesar de ser inocente y prácticamente un santo (sí, el tipo hasta milagros hace) la ceguera y torpeza de la justicia no puede dar un paso atrás.

 

“EL CHACAL DE NAHUELTORO” (1969)

Filmada por Miguel Littín. Es un peliculón nacional, un hombre de inteligencia limitada, mata a niñas inocentes sólo por ser ruidosas en exceso. En la cárcel se reforma y crea una gran relación con su entorno maravillando al resto con su ingenuidad y espontaneidad, lamentablemente es muy tarde para reformarse ya que está condenado a muerte y debe pagar “sin chistar, porque chistando es feo”.

 

“SUEÑO DE FUGA” (1994)

De Frank Darabont. Es la mejor película de la historia, nada más diré.

Espero esta pequeña lista inspirada en la nueva cinta de moda de Netflix, te sirva de ayuda si es que tienes la suerte y privilegio de poder estar en cuarentena resguardando tu salud y la de tus cercanos. Si lamentablemente estás obligado a seguir trabajando, animo, a tomar las precauciones y espero esta lista sirva para ayudar a que te puedas distraer en tus momentos libres. Lamentablemente vivimos gobernados por seres con nula empatía, insensibles, ineptos, incapaces y de inteligencia limitada los cuales son culpables de nuestras cárceles de necesidad de dignidad, pero la paciencia es la madre de las ciencias y sabemos como va a terminar esto… no tengo para que hacer el SPOILER.

Hasta la próxima hermosuras.