url

Hace un tiempo que Mötley Crüe anunció que a partir de este año 2015 dejaría de realizar giras. De hecho, tanto Vince Neil, Nikki Sixx, Tommy Lee y Mick Mars, firmaron un acuerdo en que se comprometieron dar por terminado los shows en vivo.

La pregunta que podemos hacernos es la siguiente: ¿Cuándo es preciso pensar en el retiro?

A diferencia de una banda legendaria, con más de 50 años de conciertos, como los Rolling Stones o The Wh; Mötley Crüe tiene 20 años menos que los ingleses. Entonces ¿Por qué terminar? ¿Es válido hacerlo tan pronto?

Una de las razones que se explican es la salud del guitarrista Mick Mars. Aquejado de problemas físicos, sus compañeros de banda rehusarían salir nuevamente sin alguno de sus miembros originales. Algo que me parece notable por lo demás.

Es este el punto que pareciera ser el más importante a la hora de mantener un legado. La “química” de cada uno de los miembros de un grupo hace que éste finalmente sea lo que nos guste de una banda. ¿Suena igual The Who sin Keith Moon, o si nos vamos a un caso más extremo, es Guns N’ Roses modelo siglo XXI, algo digno de su historia? Indudablemente de la calidad de músicos que acompañen, hay algo que falta en cada uno de sus shows.

La intención en este artículo no es patentar que todo grupo en un tiempo pasado fue mejor, sino manifestar que hay algunos casos en que a veces es mejor dar un paso al costado. Sin ir más lejos, Aerosmith sigue siendo una tremendo espectáculo con sus integrantes clásicos. Por otra parte, Iron Maiden ha sabido perduar la agrupación más fundamental de su carrera con estadios repletos en Sudamérica y festivales europeos.

Si bien, la industria de lo nostálgico es hoy en día lo que manda, sobre todo en el aspecto musical, creo que un hecho a destacar es la propuesta de Mötley Crüe, es decir, retirarse cuando todavía se puede dejar la vida en el escenario.

Bueno aún tenemos que ver si esto perdurará en el tiempo…

https://www.youtube.com/watch?v=UQRh-4vcAaU