????????

 

Entrevista a Patricio Narváez

Director de la obra: “La Infantería”

Compañía La Pandilla

Bueno, acá estamos con Patricio Narváez quien nos va a contar de que se trata el montaje y cómo nace la obra.

 La obra nace en el 2011 cuando en las manifestaciones sociales muere Manuel Gutiérrez y en esa época mucha gente estaba manifestándose, así como nuestro grupo fuerte de la compañía actual, éramos activistas bien presentes en la movilización. Y para el 25 de agosto del 2011 hubo una manifestación particularmente violenta y a la mañana siguiente aparece en los diarios que Manuel Gutiérrez, un joven de 16 años fue asesinado por carabineros por Peñalolén y eso quedó impune. Entonces, a mí por lo menos  que fui quién escribió la obra, me quedó una sensación de rabia e impotencia. En verdad le puede pasar a cualquiera, pero no a cualquiera tampoco, porque los que estamos manifestándonos en el centro siendo al Universidad de Chile, al frente de La Moneda no van andar matando gente. Pero sí en Puente Alto, en Peñalolén.

¿Cómo fue el proceso de creación: participaron alumnos de la U. de Chile en conjunto con los de la Arcis?

No, el proceso de trabajo viene de años, porque la obra se estrenó primero en el Festival Víctor Jara de la Universidad de Chile, con todo el elenco de la misma universidad.  Después que se estrenó, la mayoría quisimos seguir trabajando la obra, yo aproveché de reescribir y todo el asunto e incorporé a otros compañeros de la Arcis.

 Con el paso del tiempo, uno desea incorporar ciertos elementos  o bien enfatizar algunos aspectos, ¿esta obra ha sufrido modificaciones o se mantiene fielmente a la idea original sin cambiar mucho?

O sea, en términos de ideas y de temática la obra es igual, pero cambia la estructura. Porque las estructuras dramáticas pueden ser lineales, pueden ser interrumpidas dependiendo de las temporalidades.

¿Cómo fue el proceso creativo?, ¿Qué es lo que más cuesta y trabaja al momento de montarla?

Depende de las etapas y de las opciones de dirección. Cada obra artística en general te pide un lenguaje, un medio de expresión, si quieres mostrar culos y tetas vas a al tele. Y si quieres contar algo puedes escribir un libro. Yo elegí escribir esta obra, entonces hay que hacer primero un trabajo de lenguaje actoral, como de crear los códigos; después un lenguaje estético que es lo que se ve como la materia, la luz, los colores, y eso es lo que va dando consistencia al trabajo. Y se van creando capas de narración: las luces te van contando una cosa, los colores te van contando una cosa, los actores otra cosa, el texto otra cosa, la puesta en escena otra cosa. Entonces entre todas tienen que ir apañándose para sustentarse unas con otra.

¿Describirías esta obra como una obra irónica, haciendo muchos lineamientos con la realidad o es una obra propiamente de ficción?

 Bueno hay un tema que es bueno aclarar, el teatro siempre es ficción, pero la ficción no es mentira es solo una posibilidad de verdad. Entonces lo que ocurre en escena, ocurre de verdad. Lo que puede ser ficcional es en términos de guiones, yo te puedo estar diciendo tengo alas, pero estoy moviendo los brazos. Si bien se plantea sobre fenómenos que ocurrieron, la obra en sí es distópica, no es utópica. La utopía hace referencia a un futuro mejor, en cambio lo distópico hace referencia a un pasado negativo, por eso la elección de una estética ciberpunk-fascista.

 Como una degradación…

 Claro, como una degradación, pero no es decirle a la gente esto va a suceder, sino advertirles que esto podría llegar a pasar “si es que no se ponen vivo.”

 Y por último ¿cuál es el mensaje al espectador común y corriente que nos va a leer?

Nada po, que se acuerden de las cosas que pasan. Pásenla bien, pero acuérdense, que “no se las vendan”.