pierre-dubois
El 28 de septiembre de este año, los medios de comunicación de nuestro país, informaron el fallecimiento de Pierre Dubois quien fue un sacerdote francés el cual luchó por los Derechos Humanos durante la Dictadura Militar. Sin embargo, su participación y presencia en nuestra historia la debemos situar años más tarde de aquellos acontecimientos. Agradezco a la profesora Paulina Fernández Trabuco, Magíster en Sociología, Antropología y Políticas Culturales en la Universidad de París y al joven estudiante de historia de la Universidad Finis Terrea Felipe Urra,  quienes rescataron el testimonio y la memoria de aquel sacerdote, contribuyendo a preservar nuestro pasado más reciente.
Pierre Dubois nace en 1931 en el seno de una familia católica francesa. En su niñez, sufrió los avatares económicos y sociales dejados por la Segunda Guerra Mundial, siendo éstas a mí modo de ver, importantes factores, los cuales gatillaron su deseo de la asistencia social. Pero aquellos anhelos darán su fruto recién cuando decide ordenarse como sacerdote en 1955. Por aquel entonces, las diócesis y arquidiócesis de la Iglesia Católica Romana viven un fuerte proceso de reformas, las que en su mayoría se produjeron por el efecto de la Encíclica de Pío XII, Fedei Denum y la Acción Sindical fundada por el sacerdote Jesuita Alberto Hurtado Cruchaga:
         “Entonces fue en este ambiente que me mentalicé, al principio yo no tuve idea de lo que significaba, en el 57´  no tuve idea de esto pese a que yo ya era sacerdote y llevaba 2 años de ordenado y no se me ocurría venir a Latinoamérica, incluso después cuando empecé a trabajar en la parroquia de Francia, el sacerdote vicario que estaba con él y conmigo, estábamos dependiendo los dos del párroco, me habló de la opción de America Latina y el había sido mentalizado por su cura anterior, todo se realiza por una suerte de contacto entre personas que se iban informando mutuamente y de apoco salió la voluntad del señor
Es así como en 1961 llegó a Chile como asesor del Movimiento Obrero de Acción Católica. Dubois trabajó junto a sacerdotes y laicos universitarios  para fortalecer la fe católica, erradicar la miseria, la mala distribución de los bienes, la ignorancia y el analfabetismo. Fue un periodo en que Dubois lo recuerda, como muy activo en donde el programa de Gobierno de Eduardo Frei Montalva había emitido importantes seguros sociales, contribuyendo a disminuir los altos índices de desigualdad.
Paralelo a este proceso hay que recordar que el Concilio Vaticano II repercutió profundamente en las filas de la Jerarquía de la Iglesia y en toda la comunidad cristiana, y como resultado se formaron grupos comprometidos desde distintas posturas ideológicas, que se han determinado a apoyar distintos proyectos políticos, Dubois era uno de ellos:  
    “Finalmente tuvimos que optar por el socialismo, porque el moviendo eligió al socialismo por sobre el capitalismo, pero la mayoría de los cristianos no fue capaz de optar por esta tendencia, por una cosa lógica. Así que seguimos nosotros y porque hacía más de 10 años que veníamos criticando el capitalismo. Tuvimos que hacer una distinción entre el capitalismo y el socialismo por una cuestión ética  y de relaciones consensuadas, porque hay distintas maneras de vivir una realidad. Tomamos en cuenta la teología de la liberación, pero no era la meta nuestra, ni tampoco las exigencias del movimiento, pero sirvió para encaminar nuestro pensamiento
De esta manera Dubois se inclinó tomando distintos elementos de la Teología de la Liberación al Socialismo Católico, de la cual precede la opción preferencial por los pobres y la liberación como toma de conciencia ante la realidad socioeconómica latinoamericana.  
Pero aquellas preferencias, se debían dar dentro de un régimen plenamente democrático, o eso es lo que pensaba Dubois, porque su intención no fue propagar, ni adoctrinar el socialismo ideológico, sino el Socialismo Católico, el cual consistía en la toma de conciencia por los pobres, marginados y más desposeídos, queriendo acabar radicalmente con la injusticia y desigualdad del país:
      “Que reclutábamos para el movimiento, era gente que se había  conectado con la gran misión de Santiago, de la Iglesia Católica entre el año 1961´ y 1962´, en donde todos los padres de parroquias estaban movilizados y la orientación era movilizar a los católicos para tener una comunidad de base, de ayuda mutua, esa era la onda de aquellos años
Y es así como los padres y sacerdotes de distintas parroquias comprometerán a la iglesia nacional a una participación activa a la vida nacional, como dijimos, no desde el compromiso contingente político, sino en su misión evangelizadora e iluminadora, en todos los ámbitos del quehacer nacional. Por lo que dicha organización se encaminaría a luchar contra la desocupación, la deserción escolar, la desnutrición infantil y la deficiente alimentación de los adultos. Era una iglesia que en tiempos de Dubois estaba ligada al  campesino, obrero y jornalero.  
No obstante, con la llegada del Gobierno de la Unidad Popular la sociedad se polarizó en tres sectores aguerridos y poderosos la izquierda marxista, la derecha y la Democracia Cristiana, y es en sus filas cuando sus integrantes y sus seguidores comienzan a vivir un proceso de radicalización, pero:       
“Al mismo tiempo que estábamos organizando a la gente, los obreros trataban de alivianarse las cargas y los impedimentos siguiendo los discursos y los intereses por los cambios que proponían mas igualdad y que planteaban también  
Por lo tanto para Dubois los discursos, aquellos relacionados con una izquierda marxista e izquierda comunista proponían y planteaban la igualdad como también la acción revolucionaria por medio de la lucha armada, los que fomentaron distintos actos de subversión entre la sociedad, como tomas violentas de fabricas, predios o sitios eriazos. Fue más bien, a mí modo de ver, con estos discursos en donde se ocasionaron la radicalización a nivel político y la disgregación de la sociedad chilena.
Según el historiador y abogado Gonzalo Vial Correa,  lo anterior junto con la pésima gestión de la Unidad Popular en el gobierno ocasionaron la toma de poder de las Fuerzas Armadas. Pero en aquel periodo, Dubois se encontraba de vacaciones en Francia, sintió una preocupación muy grande, no sabía lo que debía hacer, no sabía si volver a Chile:
             “El Golpe me pilló allá. Estuve un tiempo, como cinco meses, hasta enero de 1974, esperando, lo que pasaba. Porque me decían: no vuelvas. Por ningún motivo debes ir. Al final decidí volver y fue el cuatro de enero del 1974. Yo había sido buscado. Me habían buscado, la inteligencia militar, en la zona del sur, pero no en Santiago. No estaban comunicados entre sí, la policía militar. El cuatro de enero fue el día de la formación de la DINA, si no estoy equivocado. Así que esa es una buena fecha para mí
Al fin y al cabo, tras el Golpe fueron cometidas sistemáticas violaciones a los derechos humanos, se limitó la libertad de expresión, se suprimieron los partidos políticos y el Congreso Nacional fue disuelto. Como resultado el régimen se caracterizó por un modelo autoritario de gobierno, aunque originalmente tuvo un neto carácter militar, de hecho Dubois sostiene que el Gobierno se dedicó por medio de la dirección de la Inteligencia Nacional, más conocida como la DINA,  a violentar y torturar a las familias más pobres, éste se opuso constantemente.

Desde que llegó a Chile, desde entonces aquel pastor desarrollo una labor asistencial con el fin de crear las condiciones para que vivan las comunidades humanas, y esto repercutió en la reinserción de personas en puestos de trabajo, la creación de colegios dedicados a la formación básica del poblador y comedores tanto infantiles como adultos. 

           “Yo nunca fomenté la participación en paralizaciones y  marchas, por que creo que hemos  tratado de mutilar el problema de la violencia y el individualismo, en el fondo hemos tratado de fomentar la idea de convivencia e integración“.