Resultado de imagen para radiohead

Situémonos en el año 2007, un año que vio muy buenos discos salir al mercado. Myths of the near Future de Klaxons, Sound of silver de LCD Soundsystem, Our love to Admire de Interpol y otros  que me podrían mantener escribiendo miles de párrafos (me niego a poner el Neon Bible de Arcade Fire, solo porque puedo), pero sin lugar a dudas el 2007 vio el séptimo álbum de una banda inglesa llamada Radiohead, In Rainbows

Vamos más atrás. El año era 1997, todo rondaba sobre la idea de que se acababa el milenio (más que mal quedaban solo 3 años) y la gente comenzó a tener una pequeña muestra de cómo la tecnología, poco a poco, comenzaba a apropiarse de la vida, las computadoras algún día van a manejar todos los aspectos de la vida y eso comenzó a asustar a mucha gente.

La misma banda inglesa sacaba su tercer álbum, apropiadamente llamado “Ok Computer” en donde hacen alegorías a ese sentimiento de angustia pre-fin de milenio. Con ese disco me di cuenta que la música no es algo que solo sale de parlantes y escuchas sin pensar, tiene un sentido más holístico. Mi mente de pendejo, para esa época tenía unos 11 o 12 años, algo pudo entender, pero al tener cero poder de retención, rápidamente estaba disfrutando alguna canción descerebrada de algún artista pop.

Internet se convirtió en una herramienta importantísima para quienes amamos la música, nos vimos con la posibilidad de poder compartir archivos y gustos con gente alrededor del mundo. Conocer música que a lo mejor de otra manera no hubiésemos podido conocer. Era impactante saber que al otro lado del mundo había alguien igual que tú que le gustaba escuchar las mismas cosas raras que estabas descubriendo, con esa nueva apertura mental que comenzabas a experimentar.

Radiohead lanza su material de manera digital y cambia las reglas. ¿Te dice a ti “¿cuánto quieres pagar por mi música? Si no quieres pagar nada, está bien. Si quieres pagar 100 dólares, también está bien” algo totalmente impensado para la época. Podías pagar nada por el disco e igual lo ibas a tener en tu computador (de hecho eso fue lo que hice yo, puse 0 en la cajita y lo pude bajar igual)

Cuando lo escuché sentí lo mismo que cuando escuche el Ok Computer, pero con la gran diferencia que tenía 10 años más,  en donde  viví cosas que me hicieron sentir el disco más “mío” y por eso creo que es mi favorito.

Claro… puede que musicalmente, artísticamente, como concepto de álbum,  Ok Computer sea un mejor disco, o a lo mejor incluso el disco posterior, Kid A, sea aún superior, ya que es todavía más rupturista y avanzado en los parámetros antes mencionados. Pero, para mí In Rainbows es el mejor, porque me marcó, fue un antes y un después y eso no lo puedo obviar.

Ignacio Cifuentes

Twitter: @heybarto