La cuestión es ¿Por qué? De esta manera hablaré de la importancia de aquella obra y de su relación con una época tan lejana a nuestros tiempos, casi olvidada por los hombres de la era posmoderna empeñados a mirar el pasado con ojos del hoy, juzgando a diestra y siniestra el contexto de hombres y mujeres que han desempeñado una labor habitual y liberal en sus vidas.

 

LA OBRA Y SU REALIDAD

 

Aquella obra literaria de aventura es sin duda un reflejo de una época importante de hombres y mujeres que tras la lucha constante por el dominio de la naturaleza atestiguaron el deseo irrevocable y naciente de la época moderna. 

Moby Dick representa un siglo, un siglo XIX lleno de historias y constantes cambios, tanto en lo cotidiano como también en lo cultural, en donde el aceite de ballena era el oro de aquel siglo, en donde hombres ni menos mujeres trabajaban en equipo compitiendo con la empresa rival o con algún independiente deseoso de establecer los precios del mercado ballenero. 

Tal vez fue el deseo de bienestar de una sociedad que buscaba con ansias ser partícipe de un proceso de cambio, albergando en la conciencia autónoma e individual de quienes quisieron probar fortuna, o elegir alguna larga aventura, sin que el tiempo fuese el relator de sus historias.

Es la historia de Ismael, quien narra su propia experiencia, la cual mantiene una estrecha relación con la vida del marinero Owen Chase, y también, porque no decirlo, del propio autor Melville que de joven trabajó tres años como ballenero, pero que con Chase, tras enmarcarse en el famoso barco ballenero Essex, terminará contando una dramática historia de supervivencia en un lugar costero de Estados Unidos, en un pueblo llamado Nantucket [1] donde la narración se origina. 

Herman Melville, que vio el estilo de vida de los cuáqueros protestantes[2] cuando trabajó como ballenero (tras la documentación no está claro si Melville fue creyente de aquella doctrina), leyó de primera fuente aquella historia del ballenero Essex escrita por Owen Chase publicada en 1821[3], pero también de otras, que sin lugar a dudas destacó,  en aquel interés por la lucha incansable del ataque de un gran cachalote.

Moby Dick, ante sala de aquellas dramáticas historias, refleja la libertad del individuo en osadas y obstinadas aventuras, tal es también un espejo real que nos muestra un crudo epitafio, “¿Has visto a la ballena blanca?”[4]

Aquellos marinos que conformaban la tripulación, tal como lo demuestra Melville en su cuento, provenían de distintas castas y clases sociales, algunos eran audaces aborígenes, y otros forasteros blancos y negros inexpertos a quienes llamaban “manos verdes”, muchos de ellos procedentes del cabo de Cod[5].

Así, el Essex como el barco ballenero del cuento de Melville, el Pequod zarpó, iniciando su travesía siguiendo una ruta indirecta, ambos por el cabo de hornos aprovechando los vientos alisios y algún puerto como el de los Azores y cabo Verde para aprovisionar.

La obsesión que reviste aquella historia es la que destaca Melville en su cuento, y tal como la del capitán del barco Essex, George Pollard y la de su primer oficial Owen Chase figuran en la venganza que quiere llevar a cabo el capitán del barco Pequod, Ajab,[6] quien tal como los anteriores marinos, se adentran hacia el pacífico entre la altura del Perú y de Chile buscando aquellos cachalotes de gran tamaño que se traduce en la obstinada ambición de los hombres del siglo XIX.

El Essex era un barco viejo (de unos 20 años) pero hacia julio de 1819 ya estaba reconstruido en su superestructura y posteriormente revestido de planchas de cobre. [7] Tal vez aquella antigüedad no soportó los tormentos que a más de 2.400 kilómetros de Perú se originarían. A las ocho de la mañana del 20 de noviembre de 1820, los marinos del Essex avistaron una manada de cachalotes liderada por un gran macho. Botaron las tres balleneras al mando del capitán y los oficiales. Al poco se hicieron varias presas, pero una cría de ballena golpeó el bote de Chase y éste tuvo que acercarse al barco para repararlo. Entonces el grumete Nickerson observó algo por la amura[8] de babor del Essex: un enorme cachalote de casi 26 metros de largo y ochenta toneladas, que “venía por nosotros desde el banco en el que habíamos herido a tres de sus compañeras, como empujado por el deseo de vengarlas”, el animal golpeó brutalmente al barco dos veces, escorándolo cada vez más a babor. [9]

El imaginario de Melville y los miedos de dos generaciones se presentaron. Tras el ataque la tripulación logró extraer del barco 272 kilos de galleta, también en otra zona pudieron obtener agua dulce, herramientas, clavos, un mosquete, un par de pistolas y un bote de pólvora.[10] Los náufragos se hallaban a 0° 40’ sur y 119° oeste, tan lejos de cualquier tierra conocida como se pueda estar.

[11] Tan sólo era cosa de tiempo para que la poca comida que habían podido sacar se acabará, y así pasó. Sumado la inexperiencia, el orgullo y el afán de liderar del capitán Pollard y del contra almirante Chase los llevaron a tomar malas decisiones, así que se propusieron navegar rumbo al Sur a unas 1.500 millas hasta alcanzar una Latitud de 26º Sur, las brisas variables y, de ese modo, alcanzar Chile o Perú. Calculaban que con los botes navegarían un grado de Latitud al día, es decir, 60 millas. De esta manera pensaban que en unos 60 días llegarían a tierra, pero fue un error fatal.

Mapa de la travesía hasta el hundimiento del Essex

 

Pollard no era un capitán resolutivo (más parecía un Oficial) y el Primer Oficial Chase funcionaba como un Capitán con autoridad. Los tres botes iban comandados por Pollard (con 7 hombres), Chase (con 5 marineros) y Joy (con 4 hombres, todos ellos negros). Cada ballenera iba cargada con 450 kilos de pan, agua y tortugas, las olas llenaban de agua los botes continuamente y la tripulación siempre estaba empapada. Hacían dos turnos de guardia y los que procuraban dormir lo hacían acurrucados con las tortugas. [12]

La sed, el hambre y el cansancio se hacían insoportables. Se tomó la determinación de sacrificar tortugas, algunos se negaron de tomar la sangre de aquellos animales, pero otros aceptaron, llevaban dias sin ingerir ni 2 kilos de pan.[13] La muerte los llamaba, y más en su reino en donde no había ningún pez ni animal que los pudiese ayudar a satisfacer aquel deseo fundamental de vida, estaban en el valle de la muerte, en una región desolada.

El sol envolvía la cara nublando la visión, deshidratando los labios, la frente y las mejillas, la atrofia muscular era evidente, la cual impedía remar e impedía salir de aquel infierno como si Dios o alguna fuerza estuviera provocando aquella tortura para limpiar los pecados de aquella civilización.  Pero el 20 de diciembre de aquel mismo año, el marinero William Wright exclamo ¡Tierra a la vista![14], tal vez una ilusión, o un respiro momentáneo para continuar con aquella natural tortura.

Los marinos descendieron de forma lenta, sin fuerza, con aquel intrínseco deseo. Alcanzaron la isla Henderson, un desolado islote coralino, refugio de algunas aves y con un manantial de agua tan escaso como salobre. En pocos días acabaron con la mayor parte de las aves de la isla. Pero el miedo a la apetencia los llevó a embarcarse nuevamente, tres hombres optaron por quedarse.[15]

Tras 19 dias en altamar los botes quedaron separados. Ya no había provisiones, y el bote de Chase estaba separado de Pollard, y para enero de 1821 todos estaban enfermos: “deshidratación, diarrea, quemaduras, debilidad extrema, cambios mentales, etc. Ya tomaban unos escasos 40 g de pan y era imposible capturar nada en aquel Océano “muerto”. Peterson (marinero) murió el 21 de enero uniendo su destino al de Joy; el día anterior también había fallecido Thomas, otro marinero. Por primera vez se plantearon comer un cadáver en lugar de botarlo al mar y la decisión fue afirmativa. [16] Así, descuartizaron el cuerpo de uno de los marinos, comenzó el canibalismo para poder sobrevivir.

Ya para el día 8 algunos deliraban y tenían convulsiones, otros fallecían por inanición Pollard y Ramsdell había visto morir a siete y habían comido sus cuerpos, estaban solos. Por su parte, el 14 de febrero, Chase (Primer Oficial), Lawrence (arponero) y Nickerson (grumete) se comieron lo que quedaba de Cole. Pasaban los días con esa carne y algo de galleta, llenos de forúnculos, quemaduras, dolores y edemas de hambre. [17]

Bitácora de viaje.

Pero su suerte cambió cuando el 18 de febrero de aquel mismo año, uno de los marinos del bote comandado por Chase oteó el horizonte y exclamó ¡Vela a la vista!  Así fueron rescatados barco Indian. Un Oficial, megáfono en mano, preguntó que quiénes eran. Chase, trabada la lengua, logró decir: “Essex… barco ballenero…Nantucket. No podía subir al barco, el Capitán Crozier, al verlos, se puso a llorar”. [18]

Pollard y Ramsdell seguían navegando, rompiendo restos óseos de sus compañeros y comiendo su médula ósea, rica en grasa. Se desvanecían se recuperaban, se desvanecieron y oyeron unos gritos. Alzaron la mirada, era el barco Dauphin y su Capitán ordenó subirlos. El 25 de febrero, Chase, Lawrence y Nickerson llegaron a Valparaíso. El 17 de marzo lo hicieron Pollard y Ramsdell.[19]

En conclusión, la obra de Herman Melville esconde crudos y fuertes pasajes de una realidad histórica, que se disfraza con ideales y románticos capítulos cuyos personajes más cercanos se enfrentan a los misterios de la naturaleza, en una lucha titánica e imperiosa, casi bíblica, al más puro estilo de los hechos bíblicos de la reyerta entre David y Goliat.

Absolutamente es una obra de la literatura universal la cual esconde una gran metáfora: “la incesante absición de poder, gloria y riqueza que siempre se escapa entre la coexistencia del bien y del mal”. Queda por señalar que Moby Dick es para mí una ventana en donde miramos las costumbres y el tesón de aquellos hombres que con obsesión durante el siglo XIX se consagraron al mar.  Es una entretenida obra que invito a leer.  

 

AUTOR

Héctor Cruzat Núñez

Licenciado en Historia, Universa Finis Terrae.

Magister en Educación. Especialización: Organización y Gestión de Centros Educativos, Universidad Europea del Atlántico. 

hectorcruzatnunez123@gmail.com

https://viasinapsis.cl

 

CITAS IMPORTANTES 

 

[1] Nantucket significa “tierra lejana” en la lengua nativa de los wampanoag, y actualmente es un destino turístico y una colonia de veraneo con una población que llega hasta los 50.000 habitantes durante los meses de verano. Jáuregui-Lobera Ignacio, Navegación e Historia de la Ciencia: La tragedia del ballenero Essex, JONNPR. 2019, Volumen 4 Numero 4 p. 467

[2] Según el diccionario online de la Real Academia Española, cuáquero es un “individuo de una doctrina religiosa unitaria, nacida en Inglaterra a mediados del siglo XVII, sin culto externo ni jerarquía eclesiástica, que se distingue por lo llano de sus costumbres, y que en un principio manifestaba su entusiasmo religioso con temblores y contorsiones”  https://dle.rae.es/cuáquero [consulta: 19/07/2021]. Hay que también señalar que aquella doctrina, propiamente tal, de origen cristiano con algunos elementos del paganismo anglosajón europeo y norte-americano, entre el siglo XVIII y principios del XIX, “desarrollaron el estilo de adoración primordialmente silenciosa y de vida sencilla que les caracteriza en la imaginación popular. Prosperaron como empresarios, banqueros y comerciantes, y el fervor del Cuaquerismo primigenio se solidificó en prácticas más rígidas a medida que la secta se convirtió en quietista teológicamente y por extensión políticamente hablando” https://victorianweb.org/espanol/religion/quakers.html [Consulta:19/07/2021]

[3] https://www.debeleer.com/siguiendo-a-moby-dick-owen-chase/[Consulta: 19/07/2021]

[4] Ídem. [Consulta: 19/07/2021]

[5] Jáuregui-Lobera Ignacio, Navegación e Historia de la Ciencia: La tragedia del ballenero Essex, JONNPR. 2019, Volumen 4 Numero 4 p. 469

[6] Melville Herman, Moby Dick, Editorial Andres Bello, Santiago de Chile, Junio 2001, p. 46. En otras ediciones el nombre es capitán Ahab. Melville Herman, Moby Dick, Ediciones Perdidas, Almería. España,2010 p. 154

[7] Jáuregui-Lobera Ignacio, Navegación e Historia de la Ciencia: La tragedia del ballenero Essex, JONNPR. 2019, Volumen 4 Numero 4 p.469

[8] La real academia española data el significado de amura como la parte de los costados del buque donde este empieza a estrecharse para formar la proa. https://dle.rae.es/amura [Consulta: 23/07/2021]

[9] Armendáriz Xabier, La terrible odisea del ballenero Essex, Revista Historia National Geographic, N°80, p.4

[10] Jáuregui-Lobera. ídem. p.474

[11] Armendáriz Xabier. ídem. p. 4

[12] Jáuregui-Lobera Ignacio, Navegación e Historia de la Ciencia: La tragedia del ballenero Essex, JONNPR. 2019, Volumen 4 Numero 4 p.474-475

[13]Jáuregui, ídem, p. 476

[14] ídem, p. 477

[15] Los tres hombres que permanecieron en la isla Henderson serían encontrados el 5 de abril (de 1921) y rescatados con vida. Armendáriz Xabier, La terrible odisea del ballenero Essex, Revista Historia National Geographic, N°80, p.5

[16] ídem, p.

[17] Jáurgui, ídem. p. 480

[18] ídem p. 480

[19] Jáurgui, ídem. p. 480

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Melville Herman, Moby Dick, Editorial Andres Bello, Santiago de Chile, Junio 2001.
  2. Melville Herman, Moby Dick, Ediciones Perdidas, Almería. España,2010.
  3. Armendáriz Xabier, La terrible odisea del ballenero Essex, Revista Historia National Geographic, N°80, p.1-5.
  4. Jáuregui-Lobera Ignacio, Navegación e Historia de la Ciencia: La tragedia del ballenero Essex, JONNPR. 2019, Volumen 4 Numero 4 pp. 466-484.
  5. https://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/melville.htm
  6. https://www.debeleer.com/siguiendo-a-moby-dick-owen-chase/