Prince

¿Pude ver a Prince en vivo? No, y no lo haré jamás en mi vida. ¿Me arrepiento de eso? SÍ, con mayúsculas. ¿Por qué? Porque creo fehacientemente que su verdadero potencial como artista sólo se podía comprobar desde el escenario.

Para apaciguar este vacío, al menos tengo la infinidad de álbumes que grabó y que aún me quedan por descubrir. El período de oro con álbumes como Dirty Mind (1980), Controversy (1981), 1999 (1982), Purple Rain (1984), Around The World In A Day (1985), Parade (1986) y su “Álbum Blanco” Sign O’ Times (1987), demostró una racha imparable durante la década de los 80’s. Su más importante legado está inmortalizado en esas canciones.

El pasado jueves 21 de abril de 2016, Prince Rogers Nelson murió, dejando al mundo artístico en shock. David Bowie había fallecido hace menos de 4 meses. Rápidamente las redes sociales hicieron parte de esta noticia, varias figuras del mundo de la música (Justin Timberlake, Slash, Bruno Mars, Keith Urban, Billy Idol, Alicia Keys, Maddona, Paul McCartney, Stevie Wonder y un largo etc.) e incluso el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, mostraron sus condolencias, lo que demostró la transversalidad que este músico logró en poco más de 35 años de carrera.

Compositor, letrista, multiinstrumentista, ¿actor? y productor, un artista integral. Varios artistas hicieron carrera gracias a creaciones de él, ahí están los casos de The Time con Jungle Love, Sheila E. The Glamorous Life y quizás el más emblemático, Sinead O’ Connor con Nothing Compares To You, número 1 en varias listas del mundo. Aprender y conocer a Prince es apasionarse por un individuo que amaba la disciplina de la música desde todas sus vertientes.

En la seis cuerdas su escuela era la de Jimi Hendrix, haciendo este instrumento vital en cada una de sus composiciones. Ahí quedan como testimonio solos  como Why Do You Wanna Treat Me So Bad? I Could Never Take The Place Of Your Man o Let’s Go Crazy. La forma de bailar, inspirada por James Brown, sus saltos y giros, complementaban una performance de lujo.  

La figura de Prince enigmática, andrógino, arrogante a veces, todas características que lo transformaron en un ícono. Por lo mismo, su muerte tiene el impacto que en su minuto tuvo Elvis Presley, John Lennon, James Brown y Michael Jackson. Pocas veces hemos tenido un artista tan completo como él. Con su muerte nos vamos quedando cada vez con menos artistas de estadio, aquellos que son capaces de disfrutar cada minuto de estar arriba de un escenario, que gozan por el simple hecho de hacer y tocar música. 

Por eso y mucho más, larga vida al Príncipe. 

 

Como ejemplo de su genialidad dejo estos dos videos:

Prince- Slow Love 1987

https://www.youtube.com/watch?v=Ah6kNInTfwA

Prince- While My Guitar Gently Weeps Hall of Fame 2004

Prince- Super Bowl 2007

https://www.youtube.com/watch?v=IAVQGtOxOhI