angkor-wat
Los templos son lugares de culto, y como tales están llenos de recordatorios de las creencias fundamentales de los fieles y de su relación con la divinidad. Son espacios altamente simbólicos, que para el creyente es el lazo cósmico entre el cielo y la tierra, entre lo sagrado y lo profano, entre lo divino y lo sacro. De aquí, que me gustaría exhibir algunos templos y algunas figuras como cruces, estrellas, lunas, estatuas de dioses, santos y otras formas talladas en piedra, madera o vidrio, los que fueron colocados con intención de producir un ambiente privativo.    
 
Para cada cultura tradicional, tanto oriental como occidental, los templos son considerados lugares sagrados, porque es ahí, desde su fe, en donde se erigió el mundo, el acto divino de la creación y para poder mantenerlo había que cosmizarlo, o sea repetir en su forma, tal cual fue, el acto divino de la creación, esto piensa el filosofo, historiador de las religiones y novelista rumano Mircea Eliade, quien también señala un ejemplo para explicar dicha cosmizacion; “Cuando el cristiano conquistaba, erigían una cruz, repitiendo el bautismo de Cristo. Por aquel ritual se le da una forma, se lo convierte en real, y lo real es lo sagrado“.
 
 
 
Imagen 1. Tradicionalmente, los vitrales iluminaban relatos bíblicos y vidas de santos con mosaicos de vidrio esmaltado.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Imagen 2. Los azulejos  decorados adornan multitud de mezquitas. Las imágenes humanas y animales están prohibidas en el islam, por lo que se imponen los motivos geométricos y vegetales.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Imagen 3. La ley judía establece unas normas para la construcción de las sinagogas, y estipula que deben tener ventanas para recordar que mas alla del santuario hay un mundo en el que hay que hacer el bien.  
 
 
 
 
 
 
Imagen 4. La sede central del Cao Dai –un sistema
de creencias que combina las grandes religiones del mundo para promover la paz. Cao Dai que significa torre grande o palacio alto, tiene nueve niveles, correlato de los nueve escalones que llevan al Cielo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Imagen 5. El complejo de templos del siglo XII de Angkor, en Camboya, fue construido para el soberano jemer Suryavarman II. El templo, con sus torres de alturas progresivas, representa el monte Meru, hogar de los dioses hindúes.
 
 
 
 
Lo sagrado es el centro y todos los demás símbolos, como por ejemplo las vídrielas, los azulejos y los santos,  se hallan también en este centro. El templo conforma todo un espacio divino, y por tanto todo espacio consagrado coincide con el centro del mundo, y el tiempo de un ritual coincide con el tiempo mítico del principio. De esta manera cuando se efectúa un ritual, que puede ser la construcción de un templo, un sacrificio o el bastimento de una figura,  el tiempo concreto se proyecta al tiempo mítico, y así se consagra las cosas y el lugar.
 
Todo templo debe tener un sentido simbólico, debe estar orientado hacia puntos cardinales que encarnan el nacimiento, la muerte y la resurrección. Muchos cultos antiguos veneraban al Sol, y sus edificios sagrados y santuarios estaban orientados según el ciclo solar. 
 
 
 
Imagen 6. Templo de Kalsasaya, que en idioma aymara significa piedras paradas, fue un templo en que se le rindió culto al sol. Investigadores sostienen que es un perfecto calendario solar.