El esperado y último estreno del laureado director, Christopher Nolan, lleva su conocida obsesión con la temporalidad a un extremo insospechado, que te hará desear un trasplante de cerebro luego de ver el filme. Pero como bien dice un personaje dentro de la misma película “No hay que entenderlo, hay que sentirlo”.

No haré Spoilers, ni en el presente, .invertida temporal línea la en ni

“Tenet” se lee igual al derecho y al revés, desde su título, el director ya nos propone una pizca de la locura cinematográfica que se nos avecina, “Tenet” es grandilocuente, una producción que hace notar su entusiasmo por ser enorme y épico a más no poder, desde la fotografía, las tomas, las locaciones, el ritmo, la banda sonora y en especial el guion, un guion que no sé cómo un cerebro humano fue capaz de llevarlo al papel,

Nolan, no eres uno de nosotros, te descubrimos ¿Lo sabes? Lo más probable es que sí, el tipo vive en el 2400 y hace viajes temporales paralelos mientras nosotros lucimos mascarillas con diseños entretenidos para pasar esta pandemia de forma “cool” yo tengo una de la naranja mecánica, es hermosa.

La historia de esta película, relatada de manera simple sería: Unos hábiles y entregados agentes secretos tienen que salvar a el mundo de una inminente tercera guerra mundial, lo que suena casi trillado, y eso que aún no les cuento un secreto, el antagonista es ruso ¿cuántas bazofias horrendas hemos visto antes ya con esta fórmula? Más de las que quisiéramos, ahora como yo ya te mencioné arriba, es la historia relatada de manera simple, pero la cinta lo que menos tiene es simpleza, es una poderosa llave de jiu jitsu a tus neuronas que no cesa de retorcerlas en todo momento, es agotadora y al mismo tiempo la emoción y el suspenso no dan tregua en casi ningún momento,

es asfixiante, pero la frescura y lo único, de lo que estás viendo, no te permitirán despegar tus ojos, tu piel y alma de la pantalla, la fractura temporal que crea Nolan es brillantes, a ratos incomprensible, pero muy satisfactoria a nivel sensorial.

Estos agentes secretos deben salvar al mundo de una tercera guerra mundial, pero no nuclear, si no que temporal, hay objetos y soldados invertidos temporalmente (o sea van para atrás, pero en tiempo presente y pasado al unísono), por lo que el tiempo es un loop eterno de pasado presente en paralelo que, de verdad te lo juro, que literal terminarás expulsando humo de tu cráneo. 

“Tenet” es brillante en varios aspectos, como también en varios queda al debe, no sabría si calificarla como una gran película, ya que uno termina con una impresión inequívoca de confusión y de WTF, pero también uno se lleva sensaciones en la piel, lo más intangible, exquisitas, de haber vivido una experiencia única, y claro que lo es, es una película revolucionaria en su técnica y ha logrado un lenguaje audiovisual que nunca antes había visto en mi vida.

Ciertamente no es la mejor de Nolan, al menos para mí gusto, pero sí la más revolucionaria e impactante de este importante director. Ahora el problema, no sólo es lo incomprensible de la historia, también lo puede ser una sobrecarga brutal de información para pasar a lo divertido, me recordó al colegio, pero pensando en que fuese un colegio de genios en un lugar oculto de la NASA. Satura, agota, Nolan sabe la complejidad de su guion y tienen tanto anhelo de que no quede nada al boleo, que se sobre explica en demasía, aun así en lo personal esto no me agota, me gusta como plantea el “delivery” de la información y nunca decae en ritmo, lo que sí me parece una cojera de “Tenet” es el conflicto romántico de entre medio, todo lo que sucede es tan grande y glorioso que el tema amor, romántico heterosexual como diría el amigo de teloresumoasínomás, queda extraño, como que tiende a empequeñecer el tamaño inconmensurable de todo lo que sucede y nos vuelve locos en todos los sentidos posibles.

La película está protagonizada por John David, hijo del crack, Denzel Washington, y su actuación es más que correcta, no mucho a destacar tampoco, pero es difícil lucir actoralmente en un película de este tipo, también veremos a un sorprendente Robert Patinson, al menos para mí, tenía otra imagen y prejuicio para con este actor y este rol los ha derrumbado todos, además de una impecable Elizabeth Debicki, sin nada que destacar tampoco y el papel antagónico de Kenneth Branagh que a mi criterio es quien más se luce de todo el elenco.

Para concluir, el último filme de Nolan, que fue el escogido para reactivar los cines luego de esta gran pausa mundial gracias a un bichito microscópico que puso en jaque a toda la super poderosa humanidad, con no muy buenos resultados, pareciera estar realizado con todas las intenciones de llevarse más de una estatuilla de los premios Oscar, lo digo en especial por un muy forzado casting hiper multicultural de personajes (bolos) que la verdad perfectamente podrían no haber aparecido y no habría cambiado en nada el filme.

Pero esta cinta creo que es más ambiciosa aún y no sólo quiere ser reconocida y premiada, si no que quiere cambiar el estilo de hacer cine, y objetivamente creo que sí puede conseguir ambas cosas.

“Tenet” es esa odiosa película que tienes que ver al menos tres o cuatro veces para ir digiriéndola y aún así, resulta imposible deglutirla por completo, pero a nivel de experiencia, sí o sí la iré a ver al cine apenas sea algo factible, ya que la experiencia que está nos convida, es sin lugar a dudas única e inigualable. Espero nos veamos más pronto que tarde en el cine mis queridos animaloides atemporales, se les quiere.