Sigo insistiendo, tenemos un abanico inagotable de bandas, algunas han sido precursoras en estilos y transgresoras de su época. Electrodomésticos marcó una generación, rompió los esquemas y se lanzó de cabeza.

29 de septiembre de 2017

Exactamente en  1985 aparece esta reunión entre Carlos Cabezas, Ernesto Medina y Silvio Paredes. Este potente trío comienza a componer su álbum debut que nos descoloca la mandíbula como un derechazo, tal cual se escribía la historia de nuestro país,  puesto que se estaban viviendo  los últimos años de dictadura, que  nos seguía golpeando bajo.

¡Viva Chile! (1986) lleva por nombre su primer álbum, que pasó algo desapercibido por lo rupturista o tal vez por la utilización de elementos electrónicos que no eran habituales, las repeticiones  de los audios también pudieron ser un factor determinante en la poca valoración del disco en su momento. Con el paso del tiempo éste fue tomando fuerza, hoy en día muestra su sello distintivo y se ubica dentro de los infaltables de la música chilena.

Viva Chile, es el primer corte que da nombre a su disco y cita a uno de los personajes iconos de la cultura pop: Yolanda Sultana, que por esos años comienza hacer carrera y demostrar sus dotes esotéricos, una suerte de sample de algún programa radial, su atmósfera es única. Lo que se estaba tramando no estaba en los planes de la corriente musical que se habría paso en aquel momento; es por eso que se catapultan como los pioneros del lenguaje de rock experimental,  mezclando sonidos electrónicos, dándose un festín con los sintetizadores y efectos análogos.

El segundo track Cariño Malo se abre paso con la distorsionada, única e inconfundible, voz de Carlos Cabezas, en esta oportunidad algo anestesiada y adormecida. Avanza el disco con los sintetizadores como pieza fundamental, las baterías electrónicas y los audios de fanáticos de algún credo religioso que incluso van de la mano con la traducción en inglés. No estás viviendo bien, lleva por nombre la tercera canción, desde ahí en adelante se evidencia el atrevimiento que tuvo la banda de tomarse la tribuna, de hacer sonar la música que ellos quieren y punto. Cuando suena Pájaro  su cuarta canción o Andy Panda va a Alemania,  te convences de que para hacer música no existe una regla, sólo basta con sacar afuera tus inquietudes, todas esas ideas que tienes en la cabeza y que tremendos compañeros de banda que te sigan los pasos. 

Otra de las canciones que dejó huella en el tiempo y que forma parte de este álbum es Yo la quería, en parte inspirada en la historia que envuelve al Chacal de Nahueltoro. No se puede evitar aplaudir el formato de esta canción, el relato, la métrica en que se van uniendo los sucesos es digna de guión de cine, “el trago lo pone ciego a uno” repite, como excusa para cometer este horrible crimen.

El disco cierra con Sírvase una empanadita que encaja de manera perfecta con estas fechas.  Acá se exhibe un un relajo total del trío, que utiliza la voz de algún gringo que pasó por nuestras tierras y hace el intento de hablar en español para invitarnos a comer una empanadita y mostrar su gusto por la playa y ver a chicas en bikinis. Todo esto no es más que un vuelo de luces para caer de lleno con la guitarra eléctrica  y en un groove fabuloso. !Que gran cierre para este disco!

Electrodomésticos siempre ha dado que hablar, siempre ha sido vanguardia, y bajo ese lema lanzan Carrera de éxitos (1987), ahí destacan canciones como El frio misterio, Ligerezza y el tremendo Señores pasajeros. Esta nueva grabación hacía consolidar su carrera con fuerza, pero la salida de Ernesto Medina congela al proyecto por varios años. Para Carlos Cabezas esto no fue impedimento para seguir haciendo música en nuevos proyectos bajo nombres alternativos como Cabezas Sound Weapon, pero fue con el disco solista El Resplandor (1997) que consolida su carrera como compositor. Presagio de  que aún tenían algo que entregar.

Luego de varios años, en el 2002 se reencuentran y se presentan junto a la Orquesta Sinfónica de Chile en un gran espectáculo bajo el lema Lucky Strike Urban Symphony.  

En el año 2004 lanzan el disco La Nueva Canción Chilena, esta vez con un sonido mucho más fresco,  que junto a la incorporación de la excelentísima Edita Rojas en la batería, los incrustó en la escena, dándole un nuevo impulso a la carrera de esta inquietante agrupación. De acá se agregan al listado extenso de hits,  En tu Mirar, La Fortuna y Has Sabido Sufrir. Luego de este afamado disco dan vida a  Se caiga el cielo (2013) y al año siguiente El Calor, este último lanzado en el Teatro Municipal con una apuesta potente, que se ambientó con el aire acondicionado en lo más alto, digno de su nombre, sumado a una proyección visual por sobre la banda, que a medida que avanzaba el show hacia la ilusión de que el escenario se incendiaba.

Hoy por hoy los Electrodomésticos acaban de lanzar un nuevo single Ex la humanidad, sólo una pincelada del nuevo disco que están cocinando. Aunque ha presentado varios retrasos, se espera que esté listo el primer semestre del 2018. Esta nueva etapa también trae consigo nuevos integrantes como al bajista de la banda Como asesinar a Felipes, Sebastián Muñoz, debido a que Silvio Paredes está radicado en Inglaterra, dedicándose por completo a su carrera solista, por otro lado tiene en los teclados y sintetizadores al hijo del destacado pianista Valentín Trujillo.

Es evidente el cambio de era que estamos cruzando. En este contexto la banda está apostando a la renovación, incorporando nuevos sonidos, incluso más electrónicos que en exitosos trabajos anteriores, pero manteniéndose fiel a su sello. La espera de esta grabación, merece toda nuestra expectación, pues su trayectoria hace posible creer que  será una muestra más de la genialidad, con que se han posicionado en la escena musical chilena.