X-MEN-DAYS-OF-FUTURE-PAST-MOVIE-POSTER

X-Men: Días del Futuro Pasado es una película dirigida por Bryan Singer y escrita por el guionista Simon Kinberg. Esta nueva producción de 20th Century Fox y Marvel, suma una más a la franquicia de películas de X-Men: La Batalla final, X-Men: La Primera Generación y también del spin-off The Wolverine.

Esta nueva historia está basada en el cómic original de los números 141 y 142 de la colección de The Uncanny X-Men, ambos lanzados en 1981. De ello, el argumento que se presenta en la película es idéntico al que fue retratado en los cómics. El relato gira sobre una temporalidad histórica alternativa. En el futuro los X-Men luchan contra los robots centinelas que están programados para exterminar a los mutantes y a todos los humanos que alberguen el gen mutante. Para cambiar esta situación, los X-Men enviarán al pasado a un paladín mutante que tendrá que orientar al joven Charles Francis Xavier, para que se una en una cruzada que busca impedir que la Hermanada asesine al senador y Dr. Bolivar Trask, evitando entonces aquel futuro distópico.

Days-of-Future-Past-Slider-1000x448

El reparto incluye a actores de producciones pasadas como Sir Ian McKellen, que interpreta el papel de Magneto, Patrick Stewart que encarna al viejo Charles Francis Xavier y Hugh Jackamn, vuelve a ponerse el traje de Wolverine. Esto sumado a los nuevos personajes de La Primera Generación, como la joven y hermosa Mystique.

Independiente de la convención de todos los mutantes con sus poderes, y la capacidad curativa de Wolverine, hay personajes que se destacaron por encima de los tradicionales. Uno de ello es Quicksilver. Lo que nos demuestra que Marvel puede trasladar personajes de cómics a la pantalla grande, respetando su esencia. Un acierto que se agradece.

dofp-quicksilverjpg-9585d9_1280w

Asimismo, en esta propuesta el director retrata de buena forma la atmósfera social vivida en la época de los 70, desde los movimientos sociales contra la Guerra de Vietnam y en contra del gobierno de Nixon, pasando por el consumo de drogas en la juventud. Ejemplo de ello es la adicción del joven Charles Xavier al suero creado por McCoy, el cual permite que camine, pero le suprime sus poderes telepáticos.

X-Men: Días del Futuro Pasado es una película que dura alrededor de 131 minutos, la que a veces la vuelve un tanto tediosa, sobre todo con fríos diálogos que tienden a haber entre los personajes. No obstante, su fuerte y más importante incentivo para no perderse este film, es poder ver de nuevo a los mutantes originales que iniciaron todo en el año 2000, junto con los nuevos del año 2011, logrando un tono especial y nostálgico del universo cinematográfico de Marvel, algo que no había ocurrido antes en películas de superhéroes. Asimismo, esta producción acierta al entregarnos como nexo entre el futuro y pasado, al personaje más destacado de la saga: Wolverine.